Arbitrariedades en la obra de la vía Tintal-Alsacia

Los vecinos del barrio Santa Catalina en la localidad Kennedy y los trabajadores del sector conocido como la playa, salieron el 1 de abril a marchar en contra de lo que consideran a todas luces procedimientos arbitrarios por parte del Instituto de Desarrollo Urbano —IDU de la administración de Enrique Peñalosa en la realización de las obras de la avenida Tintal-Alsacia. Cabe recordar que esta misma comunidad denunció hace pocos días la inundación de la que fueron víctimas gracias a la ruptura de un tubo de agua que ocasionó cuantiosas pérdidas para varias familias de la zona y que también se expuso sus vidas al ser destruida una tubería de gas por cuenta de los contratistas del IDU. Como si fuera poco, se abrió un pozo al aire libre con una profundidad aproximada de seis metros, dentro del cual han proliferado vectores propagadores de enfermedades y se han estancado las aguas lluvias, causando además varios accidentes por la falta de señalización.

La lluvia no detuvo a vecinos y comerciantes

Los comerciantes

Por otra parte, miles de familias que dependen del comercio del sector perderán su fuente de ingreso con la obra y aseguran que la secretaría de desarrollo económico no les ha brindado una solución efectiva de alternativas o indemnización, viéndose abocados a quedar prácticamente en la ruina. El trabajo de décadas y varias generaciones de estas personas consiste en la reparación de vehículos de carga pesada, así como la comercialización de productos para ese gremio.

Los árboles

Otro tema que tiene preocupada a la comunidad, especialmente la que habita alrededor del Bosque Bavaria, es que están solicitando al Distrito los estudios de impacto ambiental de esta obra, porque los mismos no fueron socializados con la comunidad. Hay un tramo que afecta la zona del Bosque Bavaria y el Humedal Madre de Agua, que la comunidad ha venido recuperando desde hace poco más de un año. 430 árboles tendrán que ser intervenidos por interferencia con la vía, y los vecinos denuncian que en ningún momento se ha realizado una socialización con la comunidad sobre los impactos ambientales de este trayecto de la Alsacia.

¿Qué viene?

Por lo anterior un centenar de ciudadanos se movilizaron en medio de la torrencial lluvia capitalina el pasado lunes. Al preguntarles por sus motivaciones, aseguraron a El Chapín que no se oponen a la obra pero que tampoco pueden ser “tratados a las patadas por la administración distrital”. Ahora, organizan una audiencia pública para controlar la irregularidades de la obra:

A %d blogueros les gusta esto: