Tras el botín

Cartagena ha venido siendo saqueada, tanto en su presupuesto como en su patrimonio, desde hace muchos años ante la mirada impávida de los entes de control y justicia, veedores, líderes sociales, periodistas y población que salvo escasas