El niño y los cerros

Las mañanas en Palermo cuando era niño eran muchas veces de neblina y los cerros que miraba cada día antes de salir para el colegio estaban cubiertos por las formas que hace esta sobre la sinuosidad de las montañas, que le conferían a su