Avanza con toda la defensa de la Séptima en los tribunales, es hora de moverse

Tres demandas de acción popular presentadas contra el cuestionado proyecto de la troncal de TransMilenio por la 7a han sido admitidas y los ciudadanos anuncian más en camino.Como si fuera poco, el proyecto del que la costosa troncal es complemento —el metro elevado— no deja de acumular sobrecostos, retrasos y dudas y enfrenta una demanda por nulidad presentada por los concejales del Polo y el precandidato a la alcaldía Celio Nieves. Los bogotanos debemos acompañar estos esfuerzos con presión y movilización ciudadana (al final las razones), la fórmula del éxito que llevó a frenar la tala de árboles del Parque Japón.

La primera demanda, presentada por la abogada Karin Kuhfeldt, se enfoca en la protección del Parque Nacional que será amputado en 4.000 m2 y cuya fachada será cubierta en su totalidad por una estación. Fue admitida y reforzada por una coadyuvancia del concejal Manuel Sarmiento.

Una segunda demanda, presentada por los senadores Rodrigo Lara y David Barguil —cuyos respectivos partidos curiosamente votaron a favor del proyecto— y la senadora Angélica Lozano, fue rechazada al no cumplir con los requerimientos previos para demandar. Pareció más un intento por lavarse el desprestigio que trae apoyar a Peñalosa.

La tercera demanda, presentada por Defendamos la Séptima junto a los expresidentes de las altas cortes Jorge Iván Palacio y Gustavo Gómez Aranguren, fue admitida y busca que un juez ordene hacer una pausa en el proyecto para que se puedan resolver los problemas técnicos de fondo no resueltos y prevenir una posible violación de los derechos colectivos de la ciudadanía.

La cuarta demanda, con la que la concejal María Fernanda Rojas quiere salvaguardar el ambiente y los Bienes de Interés Cultural de Bogotá, acaba de ser admitida.

Por último, el comité ciudadano —que funciona con el trabajo y aportes de cientos de bogotanos— se prepara para demandar la licitación y su adjudicación (puedes ayudar haciendo tu aporte acá).

Figura como demandante Edmundo López Gutiérrez, abogado y vocero del Comité.

Figura como demandante Edmundo López Gutiérrez, abogado y vocero del Comité.

Que los jueces asuman la difícil decisión de suspender el proyecto no solo depende de los buenos argumentos de las demandas, sino también de que los bogotanos se movilicen masivamente y ejerzan presión por todos los medios posibles (pendientes del Facebook de Defendamos la Séptima). Te invito a llenarte de razones:

  • El metro sigue incumpliendo todas las promesas de campaña, Peñalosa lo reducirá a alimentador de TransMilenio y no como la primera línea  de una red de metro. Una condena de “buses rojos por los próximos 100 años, por todos lados”.
  • El proyecto hace parte de un paquete de 25 billones de pesos destinados en troncales de TransMilenio que en gran parte serán obtenidos con deuda y dejarán a las siguientes administraciones sin con qué hacer inversiones necesarias para el desarrollo de la ciudad (al menos 2.4 billones de pesos para esta troncal, que deberá pagar enteramente bogotá sin ayuda de la nación).
  • El tramo de la Caracas del metro no fue tenido en cuenta para la estimación de la capacidad requerida para troncal de la Séptima, podría estar sobredimensionada.
  • Significará la tala de 2.224 árboles, sumados a los cerca de 2.000 que requiere el metro elevado y los miles que significan las demás troncales —que además impedirán que la Reserva Van der Hammen desarrolle su potencial de proveer 500.000 árboles a la ciudad—. Un crimen en una ciudad que ha perdido en los últimos años el 5% de su cobertura arbórea.
  • Serán afectados 58 Bienes de Interés Cultural, entre ellos, el Parque Nacional. Aunque lo nieguen, morirá la ciclovía de la Séptima y sus 44 años de historia. Por un estrecho carril, separado de gigantes buses por unos débiles conos y respirando diésel, ya no será un buen plan caminar o montar en bicicleta por ahí.
  • 400 predios tendrán que ser expropiados para darle paso a las gigantes estaciones, y las adaptaciones para el funcionamiento de los buses afectarán a más de 8.600 viviendas, como aseguró el urbanista Mario Noriega. Todos los usuarios de la vía sufrirán por andenes insuficientes y la zona que más requiere cicloruta no la tendrá.
  • Las estaciones que en algún caso igualarán el tamaño de una Torre Colpatria acostada, las barreras anticolados, la concentración de peatones y los cambios en las dinámicas urbanas que ya conocimos de primera mano en la Caracas degeneraran la emblemática avenida. Quienes queden en el ‘sándwich’ de las dos troncales sufrirán todo el peso de la desvalorización. La presión inmobiliaria en los Cerros Orientales aumentará por cuenta de quienes huirán de la troncal.
  • Se perderán 3 carriles mixtos por sentido para ir del centro al norte de la ciudad (con la nueva troncal y el metro elevado), usados por particulares, rutas escolares, el comercio y demás. Para muchos aumentarán los tiempos de desplazamiento y otros se verán obligados a migrar a la motocicleta, so pena de arriesgar más su vida.
A %d blogueros les gusta esto: