Condenaron al campo colombiano a la quiebra

Los paperos del país están pasando por una grave crisis de precios de sus productos, que los ha llevado a pararse en la carretera a intentar vender sus productos y a que convocaran para el 13 de noviembre de 2020 una regalatón papera para protestar en contra de la desidia del Gobierno Nacional. El gerente de Fedepapa afirma que, por cada tonelada de papa importada, se desplazan 2,5 toneladas de papa nacional y que en 2019 Colombia importó 54.000 toneladas y para 2020 pueden ser más de 64.000.

La grave situación no responde a la pandemia del COVID-19, viene de tiempo atrás y se suma a la de muchos otros productos que han sufrido la competencia de importaciones de bienes altamente tecnificados y con subsidios estatales, promoviendo la quiebra de los productores colombianos y en algunos casos la desaparición de su cultivo en el país.

La apertura económica de 1992 y la firma de Tratados de Libre Comercio (principalmente con Estados Unidos y la Unión Europea) han inundado al país con bienes extranjeros. Por ejemplo, el pollo, donde se pasó de 6 mil toneladas de importaciones en 2012 a 108 mil en 2019, un aumento de 1.716 % o 18 veces, más de 200 % en promedio anual. La carne de res ha aumentado su importación en cerca de 3.400 % en este mismo periodo y la leche y derivados en cerca del 50 %.

¡Mira esto también!

A esta grave situación se suma que aún existen aranceles y medidas de cuotas contingentes para estos productos que protegen parcialmente a la producción nacional, pero estas salvaguardas —para el caso del TLC con Estados Unidos— se eliminan paulatinamente: en el año 2029 para el del pollo y el arroz, en el 2021 para la carne de res y en el 2026 para la leche en polvo.

Los Gobierno de Uribe, Santos y Duque fueron y siguen siendo defensores de la apertura económica y los TLC. Nos encontramos en una política de comercio internacional de reemplazo de la producción nacional por importaciones, en la que se culpa al productor nacional de ineficiente mientras se deja de mencionar que los principales países productores agropecuarios del mundo invierten miles de millones de dólares en apoyos y subsidios agropecuarios, como Estados Unidos ($49.927 millones) y la Unión Europea ($101.252 millones), mientras Colombia apenas invierte 2.695 millones de dólares en subsidios para 2019 (Fuente: OCDE). La producción agropecuaria nacional solo será viable con una renegociación de los lesivos TLC, además de inversiones profundas en el campo para abaratar insumos, garantizar servicios públicos, acceso a maquinaria y equipo, construir sistemas de riego y vías terciarias suficientes para dotar al sector agropecuario de productividad para hacerlo rentable, competitivo y que vuelva a ser generador de empleo y riqueza en todo el país.

A %d blogueros les gusta esto: