La clave de la información local

Cupo de endeudamiento pone en riesgo a Bogotá

0

El aumento de este cupo deja a la capital del país con el crédito más grande de su historia, por lo que, sumando las otras deudas, los próximos gobiernos no podrán ejecutar obras.

En días recientes, mientras una cortina de humo blanco concentraba la atención pública, en el seno del Concejo de Bogotá se gestaba un absurdo

“El aumento de este cupo deja a la capital del país con el crédito más grande de su historia, por lo que, sumando las otras deudas, los próximos gobiernos no podrán ejecutar obras.”

Así se refirió el profesor Ricardo Bonilla, economista y de la Universidad nacional de Colombia (U.N.),  al cupo de endeudamiento por 2,4 billones de pesos aprobado por el Concejo Distrital para ser invertidos en infraestructura de la ciudad.

“A este cupo hay que adicionarle los anteriores, lo que va a generar que la propuesta de endeudamiento supere los siete billones de pesos”, añadió el experto.

El economista y exsecretario de Hacienda de Bogotá recordó que en el periodo 2014-2016 Bogotá no estaba tan endeudada porque el cupo que tenía solo podía llegar al billón y medio de pesos en obras para las cuales ya había un recurso de crédito. Además agregó que este aumento aprobado en el primer debate llevaría al límite todos los indicadores económicos de sostenimiento.

Por consiguiente dejaría sin condiciones ni margen de maniobra a los próximos cuatro o cinco gobiernos locales, puesto que manejar niveles de endeudamiento tan altos significa comprometer los recursos de la ciudad por 20 años, manifestó el académico.

¿Endeudarse para qué?

Con 11 votos a favor y 3 en contra el Cabildo aprobó este presupuesto para ejecutar obras como la troncal de Transmilenio por la carrera séptima, además de construir parques y centros deportivos y culturales; adelantar la construcción de 30 colegios nuevos; recuperar el Bronx; finalizar la construcción de la sede del comando de la Policía Metropolitana y crear y adecuar más centros para la niñez.

El profesor Bonilla manifestó que es probable que las obras beneficien a la ciudad, pero que el cupo de endeudamiento estaba diseñado para otra finalidad.

“La idea era construir un sistema de transporte público masivo, o mejor dicho ejecutar la infraestructura dándole prioridad al metro subterráneo, también se descarta al priorizar un metro aéreo; aunque ahora, con este cupo de endeudamiento se construirá la estructura complementaria de Transmilenio, es decir el sistema de buses que se convertiría en el eje central de la ciudad”, advirtió el docente Bonilla.

Capitalinos pagan impuestos

Tras las declaraciones de la Secretaría de Hacienda, en el sentido de que “endeudarse es mejor que cobrar impuestos”, el experto en economía manifestó que esto no es verdad, porque todos los capitalinos pagan sus impuestos y de allí pueden salir ingresos.

“La deuda se paga con impuestos; si se van a pagar cuatro billones de pesos por una obra, no se van a pagar inmediatamente. Por eso tiene que regularse el flujo de caja por el sistema financiero, para ver cómo se pagan en 15, 20 o 30 años”.

“Así se construye la infraestructura de las naciones más conocidas como 4G, que no se están pagando de contado sino con recursos de crédito; ¿y cómo se paga ese crédito? con impuestos, no se paga con otra cosa distinta”, explicó el profesor Bonilla.

Finalmente el economista advirtió que para llegar al recurso de crédito de siete billones se generarán nuevos impuestos en la ciudad, como por ejemplo parqueo en vía, cobros de congestión o alternativas de valorización, mayor impuesto predial e industria y comercio.

“Con otro como la sobretasa a la gasolina, que es de 300.000 millones de pesos al año, en 15 años apenas se pagan 3 billones de pesos, pero no se están pagando los servicios de la deuda, es decir 7 billones hay que convertirlos en 11”, concluyó.

BOGOTÁ D. C., 11 de septiembre de 2017 — Agencia de Noticias UN-