Daniel Coronell deja Semana y regresa con Los Danieles y explosiva columna

Luego de ser despedido ser cancelada por segunda vez su reputada columna en la Revista Semana (ahora en manos del grupo empresarial Gilinski), Daniel Coronell dice que esta vez no regresará y reaparece con una columna que pone en evidencia nuevos y graves actos de censura en la revista que fue su casa mucho tiempo.

A continuación, compartimos para su consulta la columna publicada en Los Danieles, un proyecto para columnas sin techo que iniciaron Coronell y el youtuber de más de 40 y también columnista Daniel Samper Ospina, quien renunció a su columna en la misma Revista Semana como gesto de solidaridad.

La historia no contada

Por Daniel Coronell @DCoronell

Domingo 11 de abril de 2010, losdanieles.com

Jamás debí volver a Semana después de mi primer despido. Me lo dijo en ese instante María Cristina, mi esposa, que es la persona que más quiero en la vida. Lo sentí desde el primer momento. Tres minutos después de decir que sí, ya estaba arrepentido. Sucedió en el restaurante Cipriani de Miami en un almuerzo amablemente organizado por Gabriel Gilinski para tratar de superar las diferencias. La verdad es que esas diferencias eran insuperables. 

Por mi lado porque seguía y sigo creyendo que Semana faltó a su deber periodístico al omitir la publicación de la investigación sobre el retorno de los falsos positivos, trabajo que terminó haciendo The New York Times, como lo escribí en la columna “La explicación pendiente” (https://www.semana.com/opinion/articulo/la-explicacion-pendiente-de-semana-por-daniel-coronell/617095) en mayo del año pasado. Y por el lado de la revista, porque después de mi cuestionamiento público a su decisión editorial ya no me querían. Solo buscaban sofocar la controversia por mi salida, salvar unas cuantas suscripciones e ir marchitando la columna poco a poco y desde adentro. Pero volvamos a ese almuerzo del martes 11 de junio de 2019.

En la mesa estaban la presidenta de Publicaciones Semana María López, el director de la revista Alejandro Santos, el accionista Gabriel Gilinski y yo. Por mucho tiempo discutimos los términos del acuerdo que se vería reflejado en un breve comunicado. Al final quedó que yo tendría total independencia para escribir mi columna -incluyendo la posibilidad de discrepar de la revista- y que los accionistas respetarían la autonomía editorial del director Alejandro Santos. (https://www.semana.com/Item/ArticleAsync/619286 )

Cuando acordamos el texto les pedí un momento para contarle a mi esposa. Volví y los sorprendí diciendo que para Sandra -refiriéndose a la exministra  uribista Sandra Suárez, gerente de Semana- mi regreso era una mala noticia, discutían sobre quien se animaba a contárselo. Cuando me vieron, bogotanamente cambiaron de tema. En ese instante pensé que lo mejor sería reconsiderar y no volver pero me dio vergüenza decirlo, sobre todo con María. 

Habían pasado menos de tres semanas desde mi despido pero cuando regresé todo había cambiado para siempre. Empezaron a pasar cosas que nunca antes sucedían. Dos veces me percaté de que mi columna era filtrada desde la tarde del viernes a personas cercanas al expresidente Álvaro Uribe. Otra vez, con ocasión del paro nacional, pedí que me dejaran actualizar la columna para adecuarla a los últimos hechos, pero recibí una negativa. Curiosamente sí se lo permitieron a otros dos columnistas. 

Lo último que sucedió fue que empezaron a cambiar el nombre del URL de la columna lo cual ocasiona dificultades para los usuarios que llegan a ella a través de los buscadores de internet, que son la mayoría. Es decir, disminuye el tráfico. Mientras para los demás columnistas se conservaba el título de su artículo, el mío era cambiado como si quisieran impedir que se leyera. Cuando pedí explicaciones no me dijeron nada por muchos días. Finalmente la respuesta del “Chief Digital Officer”, que maneja contenido pero no le reporta a la dirección editorial sino a la gerente Sandra Suárez, fue “olvídate”. Cuando insistí me dijo que no volvería a pasar pero no se tomó la molestia de explicarme porque había pasado.

A todo me había ido acostumbrando. A veces hay que pedalear cuesta arriba en este oficio. Incluso acepté, sin reclamar, cuando hace unas semanas los honorarios -de por sí modestos- que me pagaba Semana por escribir la columna fueron reducidos en un 80 por ciento. Mis ingresos pasaron de simbólicos a míseros. No me quejé, no era algo que hiciera por dinero, siempre gasté en la elaboración de la columna más de lo que recibía.

También soporté con paciencia monacal las esporádicas llamadas de Gabriel Gilinski donde se las arreglaba para recordarme que él es uribista y trumpista, como si debiera importarme. A él, que le dije desde el día que lo conocí que los intereses empresariales debían estar totalmente separados de la línea editorial, le gustaba repetirme que su proyecto era armar el “Fox News Colombiano”. Para quienes no lo sepan Fox News es una exitosa máquina de propaganda de la derecha estadounidense que no repara en límites para defender sus gustos e intereses.

Lo que no estaba dispuesto a aceptar silenciosamente era que la revista para la cual escribía faltara a la ética periodística. Y eso sucedió en la mañana del pasado 18 de marzo.

Molestos porque Julio Sánchez Cristo, de la W Radio, reprodujo ese día una información sobre despidos y reducción de algún sueldo en Semana, decidieron usar las páginas digitales de la revista para desquitarse.

Esa misma mañana publicaron dos mediocres artículos sobre el comportamiento de la acción del Grupo Prisa, dueño de Caracol, en las bolsas de valores universalmente colapsadas por la crisis del coronavirus. Las dos publicaciones de la vindicta estaban ilustradas con la foto de Sánchez Cristo que nada tiene que ver con el precio de las acciones pero sí era el blanco del ataque.

Por eso, a sabiendas de lo que pasaría, escribí y envíe la columna “Las orejas del lobo” (https://www.semana.com/opinion/articulo/las-orejas-del-lobo-por-daniel-coronell/658307 )a las 7:55 de la mañana del viernes 20 de marzo.

A las 2:53 de la tarde recibí un mensaje de WhatsApp del accionista Gabriel Gilinski en esos términos: “Daniel, realmente nos sorprende la interpretación que le diste a una noticia de negocios que había aparecido en la prensa internacional. Teniendo en cuenta que Prisa es la dueña de Caracol, la empresa radial más importante de Colombia, la información es periodísticamente relevante. Así lo determinó el equipo editorial que publica cienes (sic) de noticias diarias de interés público. Toda la información publicada refleja la información de medios importantes en España”.

La comunicación era extraña a todas luces porque Gilinski, que en teoría no tiene autoridad periodística en Semana, me hacía comentarios claramente editoriales sobre una columna aún no publicada, hablándome en plural mayestático: “nos sorprende” y evaluando el desquite como “periodísticamente relevante”. Entre los “medios importantes en España” en que se basaron para publicar la venganza estaba el portal Hispanidad cuyo director Eulogio López fue condenado a seis meses de cárcel por comentarios homofóbicos. 

Tres minutos después entró otro whatsapp de Gabriel: “La interpelación (sic) que le das es personal y de la lectura de los textos no se desprende nada de lo que dices. Por lo tanto, la columna no será publicada”.

Algo debió pasar en las siguientes horas porque a las 5:34 de la tarde y siempre por la vía del whatsapp, la resolución inapelable empezó a cambiar: “Bueno en fin no es decisión mía. En Semana tomarán la decisión”.

A las 6:00 pm la censura anunciada se había vuelto apenas una opinión: “La decisión de los que manejan los temas editoriales en la revista es publicar tu columna. Las opiniones que te di son personales. Semana respetará tu opinión, por más que yo personalmente no esté de acuerdo con el contenido por las razones expuestas”.

Gabriel me marcó varias veces durante dos días pero no le respondí porque no era él, sino el director Alejandro Santos, el interlocutor adecuado para tratar un tema editorial. Alejandro nunca llamó.

La columna fue publicada y unos días después recibí otro whatsapp y un correo electrónico, esta vez de la gerente Sandra Suárez, comunicándome mi despido por “disposición de la compañía”.

Pensé que era el momento de poner fin a mi carrera de columnista, sin embargo tengo aún algunas historias para contarles. Por lo demás estar al lado de Daniel Samper Ospina -cuya renuncia solidaria agradeceré siempre- me anima a explorar este nuevo camino para seguir hablando con ustedes. 

A %d blogueros les gusta esto: