De Queens pa’ Bogotá, la solidaridad está presente

En noviembre de 2018, la multinacional AMAZON anunció un megaproyecto urbano para construir una de sus sedes en el barrio Queens en Nueva York, anuncio que estaba acompañado de una serie de beneficios fiscales para la compañía. Los habitantes y comerciantes tradicionales, organizados en Queens Neighborhoods United, emprendieron una lucha en defensa de sus barrios, viviendas y trabajos.

El 14 de febrero de 2019, Amazon decidió retirar su plan de construir una de sus sedes en el Queens. ¿Qué estuvo detrás de la decisión? La oposición de la comunidad.

Cualquier cosa es posible: hoy fue el día en que un grupo de neoyorquinos cotidianos dedicados y sus vecinos derrotaron la avaricia corporativa de Amazon, la explotación de sus trabajadores y el poder del hombre más rico del mundo.

Alexandria Ocasio-Cortez Congresista por NY

El Chapín D.C. y El Centro No Se Vende conversaron con Carina Kaufman-Gutierrez, integrante de QNU sobre la organización comunitaria, su lucha, logros y perspectivas. A continuación, la entrevista completa:

1. Cuéntenos un poco de la lucha que ustedes han realizado en Queens, ¿Contra quién pelean? ¿Cuándo empezó todo este movimiento?

Queens Neighborhoods United (Barrios Unidos de Queens) nació en 2013 por la necesidad de proteger a nuestra comunidad del peligro de la gentrificación y del desplazamiento liderados por desarrolladores ansiosos de ganancias y por organizaciones locales como ‘El Distrito de Mejoramiento Comercial de la Calle 82’, y corporaciones multinacionales como Amazon. También luchamos por justicia en nuestra comunidad y para educar a nuestros vecinos sobre sus derechos cuando nos encontramos con la policía y la ‘migra’ que criminaliza a nuestra comunidad. Somos inquilinos y obreros, hombres y mujeres, de Jackson Heights, Corona y Elmhurst — barrios en Queens, NY, en donde inmigrantes de todas partes del mundo, especialmente de países latinoamericanos, viven. Luchamos para crear espacios que cumplan las necesidades reales de la comunidad: vivienda 100% accesible, pequeños negocios y puestos ambulantes liderados por la comunidad inmigrante, espacios comunitarios accesibles y escuelas para la siguiente generación.

2. Explíquenos en palabras sencillas eso de la gentrificación.

La gentrificación por lucro es la reconfiguración de las comunidades urbanas, obreras y de clase trabajadora, que han sufrido una historia de desinversión y abandono. Ocurre en zonas donde los terrenos comerciales y residenciales son baratos, en relación con otras zonas de la ciudad y la región, y donde la probabilidad de obtener ganancias financieras es excelente, bien sea mediante la reutilización de las estructuras existentes o nueva construcción . El proceso se caracteriza reducir el número de personas de bajos ingresos en los barrios, enfocándose en trabajadores de más ingresos que puedan pagar rentas más altas. Hay 4 tipos principales de desplazamiento que puede ocurrir con la gentrificación:

3. ¿Cuáles son los mecanismos de defensa del territorio que han usado en los barrios de Queens? Cuéntenos algunas experiencias.

A través del desarrollo del liderazgo y de la organización de base, QNU provee a la comunidad de una plataforma para establecer control democrático sobre el uso de la tierra y la aplicación de políticas que nos afectan directamente, a nuestras familias, hogares, negocios, nuestros trabajos, a nuestros barrios. Luchamos al empoderar a nuestra comunidad a través de la educación comunitaria, los medias de comunicación, obras de arte, foros públicos, interrumpiendo las reuniones de la ciudad.

4. ¿Por qué defender el territorio en Queens pasa por una lucha anticapitalista y libre de opresión?

En pocas palabras, amamos nuestros vecindarios y comunidades y no queremos perderlos. Tenemos una cultura que cultiva nuestra comunidad. Nos queremos, respetamos y protegemos los unos a los otros. Hay, literalmente, miles de pequeñas empresas a lo largo de la avenida Roosevelt que apoyan y tienen servicios para las familias trabajadoras. Debemos recordar que políticos y gigantes corporativos temen, y tratan de prevenir, que las personas se unan para luchar por la autodeterminación de la comunidad.

Por ejemplo, en 2016, los desarrolladores millonarios, el Grupo Heskel y Sun Equity Partners, compraron el que era el cine de la Calle 82. Querían construir un edificio comercial de trece pisos con departamentos de lujo, lo cual hubiese subido la renta, empeorado el tráfico y sobrecargado las escuelas. Al principio, se tuvo que aprobar el cambio de zonificación para construir un edificio de esta altura, ya que no habría sido permitido con las leyes actuales. Barrios Unidos de Queens, con el vecindario y sus aliados, se enfrentaron a la propuesta del cambio de zonificación, recopilando una petición con cientos de firmas y organizando manifestaciones. Nuestro esfuerzo unido tuvo éxito: en junio de 2018 los dueños del sitio retiraron su pedido de cambio de zonificación. Fue una gran victoria lograda por personas que viven y trabajan en nuestra comunidad de Jackson Heights y Elmhurst.

5. ¿Cuál ha sido el trato que Trump le ha dado a la gentrificación de los barrios de Queens?

Más que sus políticas, la retórica de Trump en contra de los inmigrantes,  que ha utilizado desde inicios de su campaña, nos ha afectado directamente. Esta retórica hace que los miembros de nuestra comunidad, en muchos casos inmigrantes, se sientan criminalizados, como si no tuvieran el derecho de estar en este país. Para muchos limita su capacidad de luchar contra las fuerzas capitalistas, porque están tratando de no llamar la atención de las autoridades y simplemente permanecer en este país y continuar con sus vidas y trabajo. Por otro lado, sus políticas han dividido a la comunidad latina. Hay algunos inmigrantes en nuestra comunidad que se han unido a grupos racistas, como los Proud Boys, que se han formado en nuestros barrios.

6. ¿Considera que la gentrificación es una práctica de carácter global?

Sí, absolutamente. La gentrificación es creada por desarrolladores privados de bienes raices, propietarios, empresas y corporaciones, y es respaldada por el gobierno a través de leyes de zonificación, reducción de impuestos y policía agresiva.  Sociedades público-privadas son utilizadas a menudo por los gobiernos para atraer capital hacia áreas específicas, en partes donde, según ellos, vive gente que no tiene un «alto valor de ingresos». Vemos este fenómeno en todas las ciudades de los EE. UU.,  y en todo el mundo, donde viven personas de bajos ingresos y de color, donde los gobiernos prefieren desplazarlos a crear un programa de desarrollo y hacer los esfuerzos que les sirvan a la comunidad.

7. Nos contaron que estuvo reunida con el comité El centro no se vende ¿Cuáles son los aspectos similares de la gentrificación en Queens y el centro de Bogotá?

Fue muy buena discusión. Desafortunadamente hay tantas similitudes entre cómo los gobiernos ven, o no ven, el «valor» y la «cultura». No ven valor o cultura en las pequeñas empresas y restaurantes de larga presencia y servicio al público que mantienen nuestras comunidades, que ofrecen espacios para reuniones y comida y ropa asequibles. Los gobiernos no ven valor en nuestro crecimiento como personas, en nuestras comunidades decidiendo, ellas mismas, qué debe suceder en sus calles y vecindarios. Y en cambio, ven valor en el desarrollo de lujosas propiedades, que ni por un segundo ha sido destinadas a nuestras comunidades en Bogotá o Nueva York.

8. ¿Qué experiencias se lleva de la lucha que viene adelantando el comité El centro no se vende, en el centro de Bogotá?

Me impresionó mucho el trabajo poderoso que está realizando el grupo y la fuerza y poder de la resistencia intergeneracional. Me dejó una impresión fuerte ir a caminar y ver banderas colgadas por todas partes, con  letreros de «aquí me quedo”, recordándonos, visual y diariamente, que las agencias de la ciudad no pueden obligar a las gentes a abandonar sus hogares y vecindarios. Y me impresionó mucho la fuerza y vigencia del grupo, han estado luchando mucho tiempo. Es hermosa la comunidad que han construido en la lucha. Se siente como si todos se conocieran entre todos en la cuadra, se están protegiendo y vigilando mutuamente.

9. ¿Qué balance hacen de esta lucha y que viene en los próximos meses?

En este momento, estamos creando un plan de “democracia económica” que realmente le sirva a nuestra gente, que ayuda al caso del  control de la comunidad sobre la tierra. Se centra en ayudar a crecer a nuestra gente, no en excluirla. Esto es para contrarrestar directamente la narrativa pro-Amazon, que dice que perdimos empleos y «oportunidades», oportunidades que nunca fueron pensadas para incluir a las comunidades. Así que celebraremos una serie de reuniones de visión en las calles, donde preguntaremos a las personas que es lo que necesitan y luego trabajaremos con nuestras organizaciones aliadas para impulsar lo que resulte de estas charlas esto.

10. ¿Qué mensaje le envía a los bogotanos y lectores de El Chapín D.C, que se están organizándose en varias zonas de la ciudad para evitar ser desplazados por grandes negociantes inmobiliarios y financieros?

Cuando empezamos a organizar la lucha en contra de la gentrificación en nuestro barrio, mucha gente creía que éramos un grupo muy pequeño que no tenía poder. Y con el tiempo hemos demostrado que somos más los que estamos en contra de este problema y hemos aprendido que si nos unimos somos más fuertes. Hemos sido capaces de tener victorias porque hemos sido apoyados por muchos otros y nos hemos mantenido firmes con nuestros principios a lo largo de la lucha. ¡De Bogota pa’ Queens, la solidaridad está presente! ¡Nuestros barrios no se venden, se quieren y se defienden!

A %d blogueros les gusta esto: