Por la Dignidad Cafetera

El pasado martes 24 de septiembre caficultores de todos el país y bogotanos en solidaridad se plantaron en el Starbucks de la 13 con 28 para exigir precios justos al café colombiano. Entiende su situación con este comunicado del Movimiento Dignidad Cafetera y Dignidad Agropecuaria Colombiana.

Desde hace muchos años los caficultores de Colombia, al igual que los de la gran mayoría de países productores, sufren las condiciones del mercado mundial del grano controlado por especuladores financieros en las bolsas de valores y por el contubernio de las grandes multinacionales ligadas al café que imponen precios de ruina, hambre y miseria a la inmensa mayoría de caficultores del mundo.  

Durante casi tres décadas, desde 1962 hasta 1990, el comercio del grano estuvo regido por acuerdos -entre países consumidores y países productores- a los que se llegaron antes y durante la existencia de la Organización Internacional del Café, OIC, creada en 1963. Por medio de Acuerdos de Cuotas, entre productores y consumidores, se permitió mantener precios que, de alguna manera, garantizaron ingresos para los caficultores que recogieron sus costos de producción y dejaron alguna utilidad así fuera pequeña.

En el pacto suscrito en 1983, las naciones desarrolladas se comprometieron a pagar, por una libra de café, entre 120 y 140 centavos de dólar. Y lo hicieron también sobre la base de lo acordado desde 1963 en la creación de la OIC: “En los Convenios figuraban estipulaciones en las que se establecía un sistema de cuotas en virtud del cual se retiraban del mercado las cantidades de café que representaban un exceso de la oferta con respecto a la demanda de los consumidores”. Estos acuerdos permitieron sostener precios e ingresos estables para los productores durante casi todos esos años. Pero en 1989 por las políticas de Libre Mercado, se acabó el pacto de cuotas y se entró al “mercado libre” que significo, la rebaja del precio internacional que cayo, incluso, a 50 centavos de dólar en 1996.

La aplicación del libre mercado explica las crisis recurrentes de ingreso de los productores y la pérdida continua de su tierra y capital. Cansados con el comercio injusto, las prácticas de especulación del capital financiero en las bolsas de valores y la actitud cómplice de las multinacionales con esas prácticas, Dignidad Cafetera decidió hacer un plantón y denunciar como, unas pocas multinacionales del comercio, la torrefacción y distribución de café, someten al hambre y la miseria a 25 millones de familias caficultoras del mundo.

El próximo 25 de septiembre los presidentes de los países productores de Café se reunirán en Nueva York. Esperan los caficultores que los presidentes, incluido el Presidente Duque, aprueben la propuesta de conformar una organización de países productores que luche por precios dignos, estables y remunerativos para el café y los caficultores.

Frente a la tienda de Starbucks, en el Centro Internacional de Bogotá, será el plantón por la dignidad de la caficultura. Starbucks, al igual que Nestlé, Nespresso, LavAzza, JDE y otras pocas multinacionales pagan pésimos precios y pretenden, hacer creer a la opinión pública, que pagan precios justos. Si el precio fuera justo deberían pagar entre 320 y 340 centavos de dólar la libra. Hoy, solo pagan 100 centavos de dólar. No más comercio injusto.

Oscar Gutiérrez Reyes

Director Ejecutivo Nacional

Dignidad Agropecuaria Colombiana

Para entender mejor el tema, recomendamos este artículo e dos partes para mejor lectura:

A %d blogueros les gusta esto: