«El mercado no resuelve todo»: Papa Francisco predica contra el neoliberalismo

En su reciente encíclica el líder espiritual resaltó cómo la pandemia profundizó las desigualdades en el mundo e hizo un llamado a «renacer un deseo mundial de hermandad».

Siendo tal vez su documento más político, el Papa Francisco presentó al mundo su encíclica ‘Hermanos Todos’. En él, el Pontífice hace una fuerte crítica contra el consumismo, la globalización despiadada, el liberalismo económico, la tiranía de la propiedad privada sobre el derecho a los bienes comunes, la falta de empatía hacia los inmigrantes y el control que ejercen las compañías digitales sobre la población y la información (una preocupación creciente por estos días).

«El mercado solo no resuelve todo, aunque otra vez nos quieran hacer creer este dogma de fe neoliberal. Se trata de un pensamiento pobre, repetitivo, que propone siempre las mismas recetas frente a cualquier desafío que se presente […] Hay reglas económicas que resultaron eficaces para el crecimiento, pero no así para el desarrollo humano integral», se puede leer en una de las 97 páginas que con gran análisis teológico y político realiza Francisco. 

Incluso, el Pontífice da una explicación sobre el valor de la propiedad privada, hoy defendida a capa y espada como pilar de la economía de mercado: «El principio del uso común de los bienes creados para todos es el primer principio de todo el ordenamiento ético-social, es un derecho natural, originario y prioritario. Todos los demás derechos sobre los bienes necesarios para la realización integral de las personas, incluidos el de la propiedad privada y cualquier otro, no deben estorbar, antes al contrario, facilitar su realización, como afirmaba san Pablo VI».

El llamado del Papa va más allá de la crítica y presenta una propuesta sensata para superar el clima de desigualdades que aborda el mundo y que está basado en establecer políticas económicas que favorezcan la diversidad productiva y la creatividad empresarial. Además el Pontífice hace un llamado para tener en cuenta a los movimientos sociales que reúnen a los desempleados, trabajadores informales y en estado de precarización. Para Francisco, estos movimientos sociales “son sembradores de cambio, promotores de un proceso en el que confluyen millones de acciones grandes y pequeñas encadenadas creativamente”. Es decir a ser Poetas Sociales.

A %d blogueros les gusta esto: