El Paro Nacional inicia nueva etapa, ¡más formas de participar!

Las organizaciones que con gran acierto convocaron y orientaron el Paro Nacional del 21 de noviembre de 2019, que se extendió hasta que inició la pandemia, y del 28 de abril de 2021, que ya va para 7 semanas, hacen un sensato llamado a suspensión de las actividades que se venían realizando, proponiendo nuevas formas de participación, socialización del muy pertinente pliego de emergencia y organización para una lucha pacífica que evite los enfrentamientos entre compatriotas afectados por las malas políticas de este y los anteriores gobiernos. Es lo que necesita Colombia para que un paro que ya ha dado sendos frutos avance de la mejor forma posible.

Declaración Comité Nacional de Paro

15 de junio de 2021

Las organizaciones abajo firmantes, integrantes del Comité Nacional de Paro, informan a la opinión pública que debido a que el gobierno nacional:

  • Desconoció el preacuerdo sobre garantías mínimas para la protesta social pacífica, al que había llegado con el CNP el 24 de mayo.
  • Expidió el Decreto 575 que autoriza la asistencia militar para el manejo de la protesta social.
  • Continúa dilatando la negociación del Pliego de Emergencia presentado el 20 de junio de 2020.
  • En actitud despótica, decidió como política el uso desmedido de la fuerza pública, sin mediar diálogo o acercamiento alguno con quienes protestaban, con lo cual atropelló a miles de personas, violentó procedimientos e hizo uso de manera directa, o a través de terceros, de armas de fuego de corto y largo alcance, dejando a la fecha: 77 homicidios, 1.246 heridos, 2.808 detenidos, 304 desaparecidos, 106 mujeres víctimas de violencia sexual y 74 hechos de amputación ocular en jóvenes. Además de los heridos de la fuerza pública.
  • Trata la protesta pacífica como una confrontación bélica, y a pesar de la enérgica condena de la opinión pública nacional y de la comunidad internacional, no cede en su determinación de atacar a los manifestantes.

Por tanto, teniendo en cuenta que el CNP convocó para el 28 de abril un paro nacional, se decide en el marco del mismo, interrumpir temporalmente las acciones periódicas y acordar el siguiente plan de acción:

  • Hablar con diferentes sectores de la sociedad, la academia, los empresarios, alcaldes y gobernadores y con millones de colombianos en asambleas, encuentros, foros, conversatorios, actividades pedagógicas, lúdicas y culturares para socializar el pliego de emergencia.
  • Adelantar las negociaciones de los pliegos estatales, sectoriales y territoriales
  • Convocar amplios foros, encuentros, conversatorios, velatones, actividades culturales y artísticas en la mayor cantidad de municipios el 20 junio, al cumplirse un año de presentación del pliego nacional de emergencia.
  • Elaborar proyectos de Ley que recojan el Pliego de Emergencia y entregarlos al Congreso de la República el próximo 20 de julio, continuando así la lucha emprendida en octubre de 2019.
  • Presentar iniciativas al congreso, con base en el preacuerdo de garantías a la protesta.
  • Exigir la derogatoria del Decreto 575 y el Decreto 1174, la respuesta sobre los desaparecidos, la libertad de las y los detenidos y la Ruta de Protección Primaria y Urgente a la vida.
  • Realizar una movilización el 20 de julio reiterando la consigna «por vida, paz, democracia y contra las políticas neoliberales del gobierno de Duque»
  • Respaldar la iniciativa de un Encuentro Internacional en Defensa de la Democracia, de los Derechos Humanos y de las Garantías para el ejercicio de la Protesta social.

Recordamos a la opinión pública que este es un movimiento social que se viene presentando desde el 4 de octubre de 2019, cuando decenas de organizaciones sociales y sindicales se reunieron en Bogotá en un Encuentro de Emergencia para elaborar un pliego de peticiones frente a una serie de reformas anunciadas por el presidente Duque, para cumplir con los compromisos adquiridos con la OCDE y el Banco Mundial, que empeoraban las condiciones laborales, desmejoraban las pensiones y empobrecían a la población con una nueva Reforma Tributaria.

Dado que este pliego no obtuvo respuesta por parte del Gobierno de Iván Duque, los colombianos se expresaron en una de las protestas sociales más grandes de la historia del país, el 21 de noviembre de 2019, pero el gobierno -antes que oír el clamor de quienes protestaron- decidió proponer el “Gran diálogo nacional”, con personas que nada tenían que ver con la protesta, eludiendo así la negociación del pliego con el Comité Nacional de Paro.

Ante el equivocado manejo de la pandemia del Covid-19 que profundizó la recesión económica; condujo a la quiebra y el cierre de miles de pequeñas y medianas empresas y negocios; llevó a la parálisis del transporte, de la construcción y de diversas actividades mineras, lo que significó la pérdida de ingresos destinados a cubrir las necesidades básicas de millones de colombianos que soportan hambre y miseria; así como el aumento del desempleo a dos dígitos y que padecen, entre otros tres y medio millones adicionales, en especial jóvenes y mujeres, el CNP elaboró un pliego de emergencia que presentó al Gobierno del presidente Iván Duque el 20 de junio de 2020.

El pliego contempla la intervención del Estado del sistema de salud para garantizar la atención en la pandemia, con medidas de bioseguridad para el personal de salud y formalización laboral para los y las trabajadores de la salud; la vacunación masiva y oportuna crear una renta básica mensual de un salario mínimo, durante un año, para darle ingreso mínimo a 7.5 millones de familias; definir una política en defensa de la producción nacional agropecuaria, industrial, artesanal, campesina y de la economía solidaria para generar fuentes de empleo y crear riqueza; fortalecer la seguridad y soberanía alimentaria; solucionar el problema de las deudas de los productores del agro; y entregar subsidios para atender la nómina de las MiPymes, al igual que cuidar los ingresos de trabajadores y pensionados.

También incluye apoyar el sistema educativo público con recursos para el retorno gradual a la presencialidad con todas las medidas de bioseguridad y vacunación para docentes y trabajadores. Garantizar la matrícula cero de carácter universal en la universidad pública, subsidios en la universidad privada y un verdadero plan de alivios para las personas endeudadas con el ICETEX. Garantizar políticas diferenciadas y específicas para proteger a las mujeres y la diversidad sexual, lo mismo que derogar decretos de emergencia como el Decreto 1174, que desmejoran las condiciones de vida y trabajo de millones de colombianos, en especial de los jóvenes, así como la exigencia de no más privatizaciones. Reiteramos que el gobierno nacional debe garantizar las condiciones necesarias para la sobrevivencia de la vida y el trabajo de los artistas y su creación y aporte a la cultura nacional.

La actitud del gobierno Duque frente al pliego, fue la misma: no responder, ni dialogar. Mientras tanto, era cada vez más frecuente ver trapos rojos de millones de ciudadanos solicitando ayuda para subsistir; protestas en las calles por apoyo económico, aún a riesgo de la propia vida y millones de personas en el rebusque para no morir de hambre. Al mismo tiempo, empeoraban las condiciones de los trabajadores de la salud y los decesos crecían.

Ante la indolencia oficial aparecen muchas expresiones que exigen soluciones reales. En vez de aligerar la carga para los sectores populares y las capas medias de la población, el gobierno propuso una reforma tributaria, orientada a esquilmar, aún más, a quienes soportan el peso de la crisis y ante esta situación, el Comité Nacional de Paro convocó a una movilización pacífica el 28 de abril de 2021, con el propósito de negociar el pliego de emergencia, rechazar la reforma tributaria y el Proyecto de Ley 010 de 2020 de reforma a la salud.

Frente a la represión desbocada, el Comité Nacional de Paro – CNP, reafirmó su condena a la violencia, su apego a la movilización pacífica y su decisión de exigir que cese el daño a la propiedad pública y privada y las acciones vandálicas de la fuerza pública y los particulares. Sobre los cortes o cierres de vía ha sido claro y así lo expresó en el comunicado del 26 de mayo.

Hoy, tras 48 días de movilización el Paro ha logrado el retiro de la reforma tributaria y el proyecto de reforma a la salud; ha sacado de su cartera a Alberto Carrasquilla, ex Ministro de Hacienda y Crédito Público; a la Canciller Claudia Blum, la suspensión de la compra de los aviones de guerra y logró la visita de la CIDH.

El paro también propició avances políticos de amplios sectores de la población y la ciudadanía, en especial de la juventud, en el reconocimiento de la posibilidad de cambios sustanciales y reales en las transformaciones políticas, económicas y sociales, en especial contra el modelo neoliberal y en defensa de la vida, la paz y la democracia. Rechazamos la brutalidad policial con la que ha respondido el gobierno; y somos solidarios con los jóvenes y demás sectores sociales movilizados.

El exitoso Paro Nacional ha contribuido a desencadenar el estallido de la mayor indignación popular acumulada frente a los gobiernos neoliberales y sus políticas regresivas y represivas.

Destacamos que muchos de los cortes de vía intermitentes, se han venido resolviendo en los diversos sitios mediante el diálogo y la negociación entre las comunidades y sectores sociales con las respectivas autoridades municipales, distritales y departamentales. Así mismo, se han realizado acuerdos regionales con algunos Comités Departamentales de Paro y con otros sectores.

Pese a todo lo anterior, el gobierno sigue en su empeño de no negociar el pliego de emergencia, ni aceptar el preacuerdo de garantías a la protesta social, ni derogar el Decreto 575.
Es por eso que las organizaciones firmantes, integrantes del Comité Nacional de Paro ha tomado la decisión de proponer el plan de acción descrito, a fin de lograr la negociación del pliego de emergencia y garantías para la protesta social pacífica, para lo cual ratificamos nuestra voluntad de diálogo y negociación. Del mismo modo, llamamos a los congresistas a hundir los proyectos de ley sobre las Cajas de Compensación Familiar, reformas a la justicia y a la educación, así como el Proyecto de ley 413 sobre mercado de capitales.

Organizaciones firmantes

  • Central Unitaria de Trabajadores de Colombia – CUT
  • Confederación de Trabajadores de Colombia – CTC
  • Confederación General del Trabajo – CGT
  • Confederación Democrática de Pensionados – CDP
  • Dignidad Agropecuaria Colombiana
  • Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles – ACREES
  • Confederación Mesa Nacional de Pescadores de Colombia COMENALPAL
  • Confederación Nacional de Mineros de Colombia CONAMINERCOL
  • Unidad Nacional de Artistas – UNA
  • Central de Integración y Capacitación Cooperativa – CINCOP
  • Unión Sindical Obrera de los Trabajadores de la Industria del Petróleo – USO
Deja un comentario
A %d blogueros les gusta esto: