El placer de ser sorprendido en la gran pantalla

 Hay que verla | Aguanta | Tal ves en TV | Ni de vainas

Yo creo que no hay mejor forma de escribir algo sobre una película que desde lo personal, porque al final, a pesar de tratarse de una obra de la que se pueden evaluar con cierta objetividad algunos aspectos, aplica el “entre gustos no hay disgustos”. Aunque bueno, a esos muchos a quienes les gustó Los Juegos del Hambre, la llenaron de estrellas en IMDb y me hicieron ir a perder mi tiempo, no les deseo nada bueno.

Cuando nos invitaron a ver la premier de Creed II fui el único del equipo del El Chapín que podía ir en el horario, así que asumí la tarea pero lo hice sin ninguna expectativa. Para empezar, ni siquiera sabía que hubo una Creed I y mucho menos que se trataba de la octava edición de la saga de Rocky, pero además, no es el tipo de películas que llaman mi atención. Pues bueno, debo adelantarles que a pesar de que desde el instante en que empezó la película sabía todo lo que iba a pasar (pues es absolutamente predecible), después de esas dos intensas horas he reevaluado mis preferencias.

Leyendo reseñas de usuarios en otras partes del mundo encontré algo que describe un poco la sensación que deja la película: “son 130 minutos que parecen 45”. La combinación de entrenamientos, peleas y una exploración interesante de las relaciones entre padre e hijo, acompañados de una sonorización y música sobresaliente orquestadas, le dan un ritmo a la película que hace que incluso la adicción al celular desaparezca durante la función ¡Uno se siente en medio de las peleas! Y por supuesto, hay un momento cumbre en que una versión actualizada de la conocida melodía de Rocky suena . Hay que darle crédito a Steven Caple Jr. (el director) por lograr eso en un ‘remix’ de la misma película.

Dolph Lungdren (que parece un ‘robocop’) y The Big Nasty (una bestia), hacen un combo de villanos muy adecuado que logra algo no tan común, la simpatía de quien ve. Lo hace explorando el otro ángulo de la película, la familia. Es la familia la que por el otro lado también dirige todas las emociones. Como dice Michael B. Jordan, que personifica a Creed, en su mensaje a los fanáticos de los deportes: “la familia siempre está en tu esquina”.

Sin tener ni idea qué iba a ver, y muchos menos sin conocer la historia de Creed I ni la de Rocky, pude disfrutar al máximo la película no me imagino cómo será para quienes son fanáticos de la saga o al menos se la han visto. Seguramente no la repetiré en muchos muchos años, pero les aseguro que vale la pena ir a verla en cine, es más, creo que es una película que no es para ver en la pantalla chica. Se estrena este jueves 24 de enero en todos los cines del país.

Por último, quiero dejarle un mensaje de los protagonistas para los aficionados a los deportes en Colombia:

A %d blogueros les gusta esto: