El POT de Peñalosa, contra la Universidad Nacional

Jennifer Pedraza y otros representantes estudiantes de la Universidad Nacional que lideraron las grandes movilizaciones estudiantiles del año pasado, anuncian nuevas manifestaciones contra una decisión que golpea fuertemente los predios de la universidad más importante del país incluido su hospital.

Los estudiantes denuncian a través de un comunicado firmado por Santiago Fonseca, representante ante al Consejo Académico, Juan Carlos Rodríguez, representante ante el Consejo de Sede, y Jennifer Pedraza, representante estudiantil ante el Consejo Superior Universitario, que en el plan de ordenamiento territorial -POT que está tramitando Enrique Peñalosa se propone modificar el uso de suelo de la institución educativa, violando la autonomía universitaria consagrada en la Constitución.

Peñalosa le quiere arrebatar los terrenos a la Universidad Nacional y a su hospital

Comunicado a la opinión pública

22 de marzo de 2019

En los próximos meses, la Administración Distrital de Enrique Peñalosa culminará los encuentros de socialización del Plan de Ordenamiento Territorial y pasará a la fase de aprobación del mismo. Vuelve y juega Peñalosa a intentar presionar a la Universidad Nacional para que sus terrenos sean entregados a los intereses inmobiliarios contemplados en el Proyecto de Renovación Urbana del Centro Administrativo Nacional, CAN, y en contra de su función pública como la Universidad de la nación.

Esto se demuestra en los mapas de áreas de actividad y tratamientos urbanísticos que fueron entregado por Planeación Distrital para la revisión del POT. En el caso del mapa “áreas de actividad”, mientras al campus universitario se le mantiene como área dotacional extensivo, y a la primera fase del Hospital Universitario, HUN, se plantea como dotacional por manzana, el edificio Uriel Gutiérrez, la Unidad Camilo Torres, y el campus Santa Rosa destinado a la segunda fase del HUN, se les modifica su actividad y ahora entran a ser “áreas de actividad múltiple M4 sobre corredores de renovación urbana y redesarrollo”.

Es decir, ya no es un área de actividad solo para los fines misionales públicos que tiene la Universidad Nacional, sino entran a jugar actividades comerciales e inmobiliarias como posibilidad de uso. Usos que van directamente en contra del interés público de la institución.

Al revisar los tratamientos urbanísticos, estos cambios se presentan también. Mientras al campus se le otorga tratamiento de conservación urbanística integral, y el HUN fase I se especifica como tratamiento de consolidación básica, el edificio Uriel Gutiérrez, la Unidad Camilo Torres, y el campus Santa Rosa entran en tratamiento de “modalidad de redesarrollo RU4 áreas industriales”.

Es inadmisible que después de las grandes movilizaciones que hemos realizado desde más de 9 años estudiantes, profesores, trabajadores y padres de familia por la construcción del HUN y la oposición a incluir predios en el Plan de Renovación Urbana CAN, que nos permitió sacar a la Universidad del Plan Parcial CAN, la administración Peñalosa vuelva con el intento de privatización y mutilación de la sede Bogotá y toda su área, donde cada uno de los edificios en riesgo cumplen un papel clave para el funcionamiento de nuestra Universidad. Todo lo anterior por privilegiar los negocios inmobiliarios en unos de los terrenos mejor valorados de Bogotá, como es la Ciudad Universitaria y sus alrededores.

Exigimos a las directivas de la Universidad tomar una posición clara de defensa del patrimonio de todos los colombianos. Que exprese una postura decidida a favor de la educación pública, dejando claro que no vamos a ceder ni un metro cuadrado de la Universidad para los negocios inmobiliarios que se plantean en la zona. En caso específico, que el Plan Especial de Manejo y Protección PEMP proteja la integridad de la sede y se exija la financiación pública adecuada para su correcta ejecución.

Es un agravante que la Agencia Inmobiliaria Virgilio Barco Vargas, empresa vinculada al Departamento Administrativo de la Presidencia de Iván Duque y encargada del Plan de Renovación Urbana CAN, emita comunicados mintiendo y tranquilizando falsamente a la comunidad universitaria, mientras legal y administrativamente se adelantan todas las diligencias para que puedan quitarnos nuestros terrenos.

A la Alcaldía de Enrique Peñalosa le exigimos que no modifique el uso de suelo de nuestra institución y respete la autonomía universitaria consagrada en la Constitución. La Universidad en ningún momento se ha pronunciado a favor de la reglamentación que modifique sus usos de suelo. Pero sí se ha pronunciado en contra de hacer parte de cualquier renovación urbana que irrespete su carácter público y nos movilizaremos masiva y pacíficamente para evitarlo.

Atentamente,

Juan Carlos Rodríguez – Representante Estudiantil, Consejo de Sede Bogotá.
Santiago Fonseca – Representante Estudiantil, Consejo Académico.
Jennifer Pedraza – Representante Estudiantil, Consejo Superior Universitario.

A %d blogueros les gusta esto: