📉Millonarias pérdidas tras la ley seca en Corabastos 👎🏼

Regresa la venta de licor a la zona pero comerciantes, luego de las pérdidas, tendrán que asumir además costos relacionados con la seguridad responsabilidad de la administración.

Ayer, 12 de marzo del 2019, se levantó la medida de la Ley seca de la UPZ 80 (Corabastos). Pese a que el alcalde Enrique Peñalosa afirmó que se prorrogarían los efectos del decreto, la prohibición de expendido y consumo de licor en esta importante zona de la ciudad ya no va más. Aunque las autoridades distritales aseguraron que gracias a esta medida los índices delincuenciales se redujeron considerablemente, no es del todo cierto. Los comerciantes, a quienes el decreto de prohibición los tomó por sorpresa el pasado 10 de diciembre de 2018, aseguraron que la delincuencia en el sector sigue latente debido al cierre de varios establecimientos. ¿Por qué? La soledad del sector fue caldo de cultivo para la delincuencia, agravado por la iluminación del sector que continúa en pésimas condiciones y por el pie de fuerza que no fue aumentado.

Los comerciantes consultados dicen que la medida “afectó a miles de familias, produjo cuantiosas pérdidas y nunca se socializó”. Para fortuna de los comerciantes, en la central de abastos de Bogotá el reglamento interno de dicha entidad cobró vigencia nuevamente después de la terminación de los efectos del decreto 719 del 2018, por tanto, los restaurantes y cafeterías autorizados pueden seguir comercializando bebidas embriagantes, sujetándose a las disposiciones del código nacional de policía.

A pesar de las millonarias pérdidas causadas por el decreto 719 del 2018, los comerciantes del sector a través de varias reuniones con las autoridades distritales y diferentes movilizaciones realizadas por la inconformidad de la medida llegaron a varios acuerdos con respecto a la cooperación en temas de seguridad. Según lo informado por la líder del sector Diana Hernández a El Chapín, estos fueron los acuerdos: “Debido a la falta de alumbrado público, que es responsabilidad de la Alcaldía, los comerciantes asumirán el costo de alumbrado en sus fachadas y comprarán e instalarán cámaras de seguridad internas y externas. Además, hubo un compromiso para que se dé la venta de licor únicamente en latas y vasos plásticos”. Con esto, los comerciantes esperarían que no se vuelva a proferir un acto administrativo que vaya en contra del derecho al trabajo.

El Chapín Prensa visitó la zona y es evidente que continúa siendo uno de los sectores más olvidados de la ciudad. Sus habitantes siguen esperando mejores oportunidades educativas y laborales por parte del Estado para de esta manera tener una mejor calidad de vida.

A %d blogueros les gusta esto: