Fallo de segunda instancia ratifica ilegalidad de Peñalosa al intentar vender la ETB

El Tribunal de Cundinamarca declaró nulo el intento del alcalde de vender el grupo empresarial ETB. Una victoria para sus trabajadores y para toda la ciudad.

Mientras los estudiantes inundan sus calles otra buena noticia le sonríe a la ciudad. Un fallo en segunda instancia del Tribunal de Cundinamarca declaró nulo el artículo 140 de acuerdo 645 de 2016 (Plan Distrital de Desarrollo) con el que se pretendía vender el grupo empresarial ETB (Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá), patrimonio de todos los bogotanos. El ogro fue posible gracias a la acción jurídica interpuesta por los sindicatos Atelca y Sintrateléfonos junto a la bancada de Concejo y Cámara de Bogotá del Polo Democrático Alternativo.

Lo que se ratifica, esta vez de manera definitiva, es que  Peñalosa violó la ley para intentar privatizar una empresa estratégica para Bogotá. La presión ciudadana, la organización de los trabajadores y el trabajo de control de los concejales en cuestión desembocaron que un correcto accionar de la Rama Judicial controlando a la Rama Ejecutiva, lo que resulta esencial para la democracia y el Estado de Derecho.

El fallo confirmó que el alcalde Peñalosa violó el principio de unidad de materia al introducir en el Plan de Desarrollo la venta de ETB, impidiendo que esta propuesta tuviera un debate serio, profundo y democrático. La ilegalidad, de exageradas proporciones, no solo fue advertida por la bancada demandante, contra esta ‘astucia’ se pronunciaron en su momento también concejales amigos de la administración. Además, el juez constató que se vulneraron los derechos de varios concejales por la irreglamentaria decisión del presidente de la Corporación de impedirnos intervenir antes de someter a votación el artículo de la enajenación.

El fallo no es sólo una victoria de la ciudad, sino una derrota al estilo populista con el que Alcalde intentó justificar el ‘negocio’, toda vez no es cierto que con esta sentencia la ciudad se quede sin colegios y hospitales. Los recursos que se obtendrían por la venta de ETB equivalen solo al 3% del plan  de inversiones y, en su mayoría, son para financiar concesiones privadas de TransMilenio. Por el contrario, el fallo protege el patrimonio público al impedir que el alcalde Peñalosa privatice una empresa estratégica con falacias y argumentos superficiales que parecen “ser más bien producto de una posición política que de un análisis juicioso de un negocio”, según lo expresado por expertos en la materia.

Quienes estaban a favor de la enajenación de la ETB deben reprocharle a Peñalosa, quien fue incapaz de tramitar la propuesta respetando el marco legal, a pesar de contar con amplias mayorías en el Concejo. Los demás, deben estar atentos, porque desde que Peñalosa tomó las riendas de la ciudad se ha empeñado en marchitar la empresa, a tal punto que se volvió casi imposible conseguir una instalación de servicio, como han denunciado cientos de ciudadanos, y hoy los locales de la empresa lucen vacíos sin equipos celulares.

Muy a pesar de la administración de Castellanos (el gerente designado) y Peñalosa con miras a venderla empresa subvalorada, ETB es una empresa tan sólida que viene incrementando el número de usuarios y compitiendo en un mercado difícil.

A %d blogueros les gusta esto: