Se puede decir con todas las letras: Javier Ordóñez fue asesinado

Javier murió antes de llegar la hospital por politraumatismo, después 13 descargas del taser y cerca de 40 golpes que le reventaron el hígado.


La indignación y protesta está por esta y anteriores muertes y por la acrecentada crisis social están más que justificadas, más no los hechos violentos de algunos ciudadanos ni mucho menos que más de 56 policías usaran sus armas de fuego como respuesta. ¿Cómo llegamos a esto y qué se debe hacer? No te pierdas La 69 Cultural.

La información preliminar proviene de la pesquisa judicial cuyo documento conoció Blu Radio. Ordóñez, de 43 años, fue brutalmente golpeado y recibió disparos de taser múltiples veces por parte de agentes de la Policía Metropolitana de Bogotá. Murió por esa causa, así lo habría determinado la autopsia realizada por Medicina Legal.

Otro elemento crítico es que Ordóñez habría llegado a la clínica donde se le atendió sin signos vitales, lo que demostraría que además del exceso de fuerza tanto en la calle como en el CAI, los policías responsables no habrían reaccionado a tiempo para evitar que falleciera.

La autopsia será una de las pruebas clave en el proceso que se adelanta en la Fiscalía por la muerte de Ordóñez. Los patrulleros Juan Camilo Lloreda y Damian Rodríguez serán juzgados por el delito de homicidio agravado.

Antecedentes y agravantes

No sólo los abusos que terminaron con la muerte de Javier son recurrentes en el país y por parte de policías involucrados en el asesinato, sino que que los

*Nota: Ricardo es periodista de @BluRadioCo.

A %d blogueros les gusta esto: