La juventud, una carrera de obstáculos sin un final feliz [Parte 3]

La juventud y su liderazgo.

Acá puedes consultar las anteriores entregas:

Esta tercera parte la trilogía la escribo como joven adulto y con sentido autocrítico respecto de nuestra generación. En las pasadas entregas hablé de cómo la juventud ha sido víctima de un modelo económico desigual y cómo el Gobierno de Duque empeoró lo ya agravado por la pandemia. Nuestra participación en este Paro Nacional ha sido formidable y es esperanzadora para un país que soportó durante décadas vejámenes y ultrajes que dejaron como saldo la generación juvenil más cualificada y desempleada de la historia reciente. Debemos aprovechar nuestro despertar y espíritu de cambio para organizarnos, rodear las vocerías estudiantiles existentes, proyectar nuevos liderazgos y articularnos al movimiento que con inmensos esfuerzos ha construido el Comité Nacional de Paro en donde ya participan jóvenes trabadores y organizaciones estudiantiles. Pero sobre todo, tenemos que organizarnos políticamente.

Nuestra generación, precisamente la más golpeada, en su inmensa mayoría está desorganizada. De acuerdo con la encuesta realizada por Gutiérrez et al., un 80 % de la juventud no participa de ningún tipo de organización con fines sociales, con la gravedad que de los jóvenes ninis encuetados ninguno lo hace [1]. No se trata de echar culpas a la juventud o incluso al propio Comité, como astutamente la consejería para la juventud de Presidencia de la República ha intentado promover. Se trata de reconocer que necesitamos con urgencia fortalecer las organizaciones existentes, crear nuevas donde no existan y aprender con humildad de los años de experiencia de organizaciones sociales que hoy luchan hombro a hombro con nosotros, y que están abiertas a compartir sus conocimientos. No es necesario y no es procedente empezar de cero.

Un 84 % de la juventud se siente representada por el paro [2], un 70 % tiene una imagen favorable del Comité Nacional de Paro [3] y un 76 % se siente representado por las organizaciones estudiantiles [4]. Nuestra generación debe aportar su creatividad, su ingenio y su propia experiencia, pero las organizaciones juveniles no deben construirse sobre la base de destruir lo que otros con esmero han constituido. La mayoría que defendemos el paro y sus liderazgos entendemos que este no es un problema de representatividad individualista, y que debemos unirnos con otros sectores sociales alrededor de unos puntos urgentes, como aquellos contemplados en el pliego de emergencia. Cambiar la situación del barrio, de la escuela o de la universidad es tarea de años, y para eso requerimos organización política. Hoy nos corresponde unificarnos en torno a banderas comunes del pueblo colombiano, exigencias que ya existen y que, como demostré en la pasada entrega, benefician en suma cuantía a la juventud del país.

La juventud considera que la población más olvidada son los campesinos y la gente con hambre [5]. Adicionalmente, un 74 % y un 54 % consideran, respectivamente, que la falta de empleo y la pobreza son los dos principales problemas del país [6]. Puntos cubiertos con suficiencia en el Pliego de Emergencia cuidadosamente acopiado por el Comité. Debemos organizarnos mucho más allá de nuestras amistades, encontrando puntos en común en medio de la inmensa diversidad de cerca de once millones de jóvenes, con otros sectores sociales y con grupos etarios que también padecen esta crisis. Un movimiento juvenil nacional y preocupado por toda la nación debe fortalecer el Comité Nacional de Paro y sus demandas mientras organiza y coordina su propia fuerza junto a otros sectores. Una vez salgamos fortalecidos de esta batalla podremos luchar políticamente por el barrio, la escuela, la universidad e incluso por la Presidencia de la República para resolver de una vez por todas el hambre, la pobreza, el desempleo, la grave crisis del campo y muchos etcéteras más.

Como diría un cartel en las marchas del Paro Nacional «la juventud es transitoria, pero la lucha es permanente».

[1] https://www.fundacion-sm.org/wp-content/uploads/2021/04/Informe-Encuesta-de-Juventudes-colombianas.pdf
[2] Tercera Medición de la Gran Encuesta Nacional sobre Jóvenes. Universidad del Rosario, El Tiempo y Cifras y Conceptos. PDF. 2021.
[3] Sentimientos, expectativas y percepciones de los jóvenes sobre al paro nacional Junio 2020. Centro Nacional de Consultoría.
[4] Tercera Medición de la Gran Encuesta Nacional sobre Jóvenes. Universidad del Rosario, El Tiempo y Cifras y Conceptos. PDF. 2021.
[5] Sentimientos, expectativas y percepciones de los jóvenes sobre al paro nacional Junio 2020. Centro Nacional de Consultoría.
[6] Tercera Medición de la Gran Encuesta Nacional sobre Jóvenes. Universidad del Rosario, El Tiempo y Cifras y Conceptos. PDF. 2021.

Deja un comentario
A %d blogueros les gusta esto: