El logro histórico de los trabajadores del sector salud

Sin lugar a duda, los trabajadores de la salud en Bogotá han ganado. Luego de varios años de lucha por mejores condiciones laborales, con la aprobación del Plan Distrital de Desarrollo se materializa una parte importante de las justas reivindicaciones de un sector vital para la ciudad y el país, más hoy por la contingencia actual que atraviesa el país y el mundo.

La entonces candidata y hoy alcaldesa de Bogotá, Claudia López, llegó a un compromiso con las organizaciones y agremiaciones de los trabajadores de este sector, acordando, entre otros aspectos, la vinculación formal del personal de salud que hoy se encuentran provistos en su mayoría mediante Contratos de Prestación de Servicios u Órdenes de Prestación de Servicios — OPS—.

Vale recordar que los contratos por prestación de servicios son como un virus que ha logrado permear tanto el sector privado como el público, ya que recargan la totalidad de la carga prestacional sobre los hombros del trabajador, el empleador evade el pago de horas extras, recargos, liquidaciones e indemnizaciones, e impiden que se ejerza el derecho de asociación. El uso ilegal de esta figura de contratación oculta las verdaderas relaciones laborales, ya que los cargos que desarrollan la mayoría de contratistas corresponden a labores de misión permanente de las entidades o de las empresas que deben ser ejecutadas por el personal de planta, de conformidad con la normatividad colombiana.

Ahora bien, el uso generalizado que se le ha dado a la figura de las OPS por parte de las entidades públicas y empresas privadas refuerza la posición de indefensión del trabajador. Tal es la magnitud del problema que para 2016, de acuerdo a los datos del Ministerio de Salud y Protección Social, más de un millón de personas se encontraban vinculadas mediante OPS en el país, 75% de ellas en empresas privadas y 25% en entidades públicas. 

Al final de la pasada administración de Enrique Peñalosa el 84,8% del personal de las cuatro subredes de salud se encontraba vinculado bajo OPS, cifra que coincide con el porcentaje de contratos OPS del personal del sector salud que había dejado la Administración de Gustavo Petro para el año 2015, evidenciando que la tercerización laboral es la política estructural sobre la cual han gobernado las anteriores Administraciones Distritales.

Ahora, con la aprobación en el Concejo de Bogotá del Plan Distrital de Desarrollo el pasado 11 de junio de 2020, se lograron materializar reivindicaciones de vital importancia para los trabajadores del sector salud. El avance en materia de estabilidad y formalización se adelantará en tres etapas que están contenidas en el artículo 63 y que han sido descritas por la Alcaldesa de Bogotá así:

La primera de ellas es la provisión de empleos vacantes de planta de personal del sector salud del Distrito, reemplazando este mismo año 500 OPS por Personal de Planta.

La segunda consiste en que de manera transitoria y a través del uso de las Vigencias Presupuestales Futuras, las vinculaciones a través de OPS de personal de la salud serán superiores a un año. No obstante, se propenderá porque el periodo de los contratos sea de dos o tres años.

En la tercera etapa se plantea que, a partir del año 2021, se realizarán estudios de cargas laborales para determinar el aumento de la planta de personal e ir vinculando a más trabajadores directamente, es decir, con vinculación laboral directa y no bajo las OPS.

Es menester reconocer que, para los trabajadores del Sector Salud, el Plan Distrital de Desarrollo aprobado por el Concejo y sancionado por la Alcaldesa Claudia López, representa avances democráticos en la consecución de importantes garantías y Derechos en materia Laboral para la ciudad; así, se espera que estas políticas democráticas se contagien a los demás sectores del Distrito, a las Entidades del Orden Nacional y ¿por qué no?, de contera a las empresas privadas.

Esta conquista sin duda es un triunfo de los trabajadores que hacen parte del sector salud del Distrito y el reconocimiento a múltiples años de lucha. No obstante, dichas peticiones no solo las abanderan los trabajadores del Distrito, también los trabajadores de la salud a nivel nacional tanto en el sector público como en el sector privado.

Lo logrado confirma que la cura para el virus que permeó la contratación laboral en Colombia es la movilización y la organización, sobre las que hay persistir.

A %d blogueros les gusta esto: