Los árboles de la Novena

0

Los vecinos de Chapinero dejaron el claore mensaje al alcalde de que no acepatrán más talas indiscriminadas y que participarán en los planes de renovación paisajística, generando todo un movimiento ciudadano que terminó en la solicitud de suspensión de la tala por parte de la Personería

Los vecinos de Chapinero dejaron el claore mensaje al alcalde de que no acepatrán más talas indiscriminadas y que participarán en los planes de renovación paisajística, generando todo un movimiento ciudadano que terminó en la solicitud de suspensión de la tala por parte de la Personería.

A los casos de tala de árboles como el de la Calle 116, el Bosque San Carlos, Bosque Popular, Carrera 30, entre otros, se le sumó el de la Carerra Novena entre Calles 72 y 85, parte de un plan que incluía 90 talas, supuestamente por manejo de riesgo y enfermedad.

Los vecinos de la Novena, luego de enterarse abruptamente de la tala y detenerla, se organizaron en primer lugar para solicitar los soportes de la tala ordenada por el Jardín Botánico, encontrando que se trataba de un plan que contemplaba la tala de alrededor de 90 árboles; y en segundo lugar, para llamar la atención sobre lo ocurrido (interveniendo el espacio y denunciando en medios y redes sociales) y evitar la tala de los 40 árboles restantes. Los actos simbólicos contaron con la compañía del caricaturista Vladdo —vecino—, y de la Señorita Bogotá Ana Molina —una jóven activista.

El Alcalde, cuestionado por un vecino y con total displicencia, reveló que los árboles talados serían reeemplazados por otros “superfinos y superdivinos” de solo dos especies, dando a entender que eso era lo que motivaba la tala y no la condición actual de los árboles. Se hizo viral.

Ante la situación, el Jardín Botánico se vio obligado a hablar con la comunidad, en un espacio convocado por la misma y al que se citó también al Alcalde y al Secretario de Ambiente (entidad que aprobó las talas), quienes por desgracia dejaron la silla vacía.

De la reunión quedó claro que los vecinos y organizaciones interesadas no permitirían que continuara la tala y que solcitaban intervenir en la escogencia de las especies a sembrar. Sin embargo, al día siguiente el Jardín Botánico siguió con sus planes; hoy tristemente las 22 especies tradicionales de la zona están siendo reemplazadas por Roble y Liquidámbar.

Las denuncias de los ciudadanos llegaron a oídos de la Personería, que organizó una nueva reunión. Por las sospechas de que el “diseño paisajístico” fue la motivación, y no una consecuencia un manejo del riesgo, solicitó al Jardín suspender no sólo este sino otros 20 diseños en la ciudad, que implicaban la tala de cientos de árboles, y se encuentra investigando a fondo. Sin duda, una victoria para la ciudadanía organizada. ¡Ganamos la batalla!

Santiago Aparicio

El buen vecino

“A la 1 a.m. me despertaron las motosierras. Sí, no las del Caquetá, las de Bogotá”. Después de años de trabajar contra la deforestación, Santiago nunca pensó que esta tocaría su puerta. Con sus vecinos, logró a salvar varios árboles en su cuadra, y empezó a rendir homenaje a los que cayeron de manera injustificada.

Su iniciativa se extendió de su cuadra a su barrio, a todo Chapinero y luego a toda la ciudad; una acción colectiva que generó un impacto real.

A %d blogueros les gusta esto: