Los retos económicos de la empresa colombiana

No hay discusión sobre la importancia del papel de las empresas en la economía actual de Colombia. La necesidad de abarcar el mercado mundial requiere de unas organizaciones empresariales nacionales que orienten sobre los factores productivos para cumplir ese objetivo. Bajo ese esquema también, y por iniciativa fundamental de trabajadores y trabajadoras de todo el mundo, mejoraron las condiciones laborales de estos en una manera importante. Todavía falta mucho, pero la capacidad adquisitiva y la demanda que generan en el mercado colombiano tiene un cambio significativo en comparación con siglos atrás. 

Si esa es la naturaleza de la empresa y Colombia es una economía de mercado con alta creación de empresas, la pregunta recurrente es, por qué la crisis económica nacional. Aunque la respuesta puede llegar a ser muy compleja y de amplia discusión en el ámbito académico, se ponen en consideración los que a nuestro juicio, son las principales causas de la crisis. 

La competencia desigual entre empresas 

Colombia importa más de lo que exporta, pero además importa lo que puede producir, como 14 millones de toneladas de alimentos, lo cual reemplaza el trabajo y la producción nacional por extranjero. La infraestructura de Colombia además está hecha para las importaciones (fig. 1), llevamos desde 2015 importando más de 3 toneladas de carga por tierra mientras las exportaciones no superan el millón. Los productores colombianos están frente a una competencia desigual frente a las importaciones. 

Fig. 1 Volumen de carga de importación y exportación por el modo carretero (2008-2018)

La divisa colombiana tampoco tiene ninguna influencia con respecto al dólar de Estados Unidos (fig. 2), tanto así que a pesar de que el peso colombiano se apreció entre 2013 y 2019 decrecieron las exportaciones en contraste con el dólar. 

Fig. 2 Apreciación de divisas versus volumen de exportaciones (2013-2019)

En Colombia la tributación entre empresas no es progresiva (fig. 3). La Tasa Efectiva de Tributación del 1 % de las empresas más ricas es menor que la del resto del 99 % de las empresas. (fig. 4) Se tiene proyectado que en las próximas reformas tributarias (fig. 5) aumentarán las exenciones en impuestos que benefician a las empresas más ricas, implementando un modelo conocido como trickle-down, el cual supone que ayudar a las empresas más ricas beneficia a toda la sociedad. Los resultados son lo contrario, la rebaja de impuestos no ha redundado en un crecimiento económico, como muestran los casos de Canadá y el Reino Unido. (fig. 6) 

Fig. 3 Distribución de la TET entre empresas (2005-2013)

Fig. 4 Tasa Efectiva de Tributación (TET) en empresas colombianas (2017)

Fig. 5 Impacto de la más reciente reforma tributaria en el recaudo (2020-2024)

Fig. 6 Recortes de impuestos y crecimiento del PIB en Canadá y el Reino Unido (2000-2015)

Esta es una de las causas por las que cierran tantas empresas nuevas en el país. La tasa impositiva es una carga importante que suele adjudicarse a un Estado intervencionista más que a un Estado plutocrático. 

La poca transformación y valor agregado

En casi sesenta años las exportaciones del país no han cambiado mucho. Productos como el café, petróleo, plátano y flores, que representan el 70 % de las exportaciones, siguen siendo los mayores exportados. Los sectores de alimentos y químicos como nuevos renglones, aún no representan mayor proporción que las mismas exportaciones tradicionales de hace décadas (fig. 7), lo cual demuestra la falta de diversificación y mayor valor agregado. 

Fig. 7 Exportaciones de Colombia (1962 y 2019)

Para reforzar la causa del poco valor agregado, se puede ver la inversión en ciencia del país en proporción con el PIB. La inversión en investigación y desarrollo (I+D) siempre ha sido inferior al 1 % (fig. 8), con casi todos los investigadores en las universidades y muy pocos en las empresas privadas. (fig. 9) El uso de tecnologías avanzadas todavía es bajo en las empresas, en especial de las pequeñas y micro, que son la mayoría de empresas colombianas. (fig. 10) 

Fig. 8 Inversión I+D respecto al PIB (2016)

Fig. 9 Investigadores por sector de vinculación (2017)

Fig. 10 Adopción tecnológica en empresas (2017)

La informalidad y el desempleo es tal vez el problema más grave de la producción nacional. Con casi 60 % de informalidad incluyendo el trabajo asalariado e independiente, y 11 % de desempleo (fig. 11) —aumentado a 20 % por la reciente crisis por la pandemia—, tenemos solo 20 % de trabajo formal. Esto representa un problema para la calificación laboral y el valor agregado a la producción. Entre el año 2018 y 2019, hubo un aumento del desempleo que afectó principalmente a las mujeres (fig. 12), lo cual indica que la crisis venía antes de la pandemia. Si comparamos la productividad del trabajo con Alemania, también vemos el poco valor agregado por hora en Colombia, que cambió en USD $10 por hora frente a los $60 de Alemania en sesenta años. (fig. 13) 

Fig. 11 Mercado laboral colombiano (2019)

Fig. 12 Población ocupada en agosto (2018-2019)

Fig. 13 Productividad por hora trabajada de Alemania y Colombia (1950-2017)

El papel pasivo del Estado en la fase actual 

En países con economía más avanzada, el Estado juega un papel importante en diversos aspectos. Uno de ellos es la innovación, uno de los defectos que vemos en la economía colombiana. Circula un video de un político español señalando la importancia que jugó el Estado en la creación del iPhone, el teléfono inteligente de Apple. Se fundamenta en el libro El Estado Emprendedor de la economista de la Universidad de Londres, Mariana Mazzucato. (fig. 14) Otro caso es el del empresario de Silicon Valley, Elon Musk, a cuyas start-up el Gobierno federal norteamericano ha subsidiado en casi USD $5 mil millones. (fig. 15) 

Fig. 14 Componentes de un iPhone financiados por el sector público

Fig. 15 Subsidios federales a empresas de Elon Musk

En Colombia no ha pasado lo propio como lo hemos visto, tanto en la inversión en I+D, como en innovación, en diversificación de exportaciones, en industrialización. ¿Por qué? Porque del modelo económico actual se benefician los que dirigen al país; de una economía mediocre de 

USD $6 mil per cápita. También se benefician los prestamistas de Colombia, como el Fondo Monetario Internacional, con el permanente déficit comercial por las pocas divisas que se recuperan con las exportaciones, y el déficit fiscal por exenciones tributarias. Y se benefician países como los Estados Unidos, que exportan todas sus mercancías subsidiadas a nuestro país y limitan la competencia contra sus productos. 

***

Estas tres principales razones explican a nuestro juicio la poca sobrevivencia de las nuevas empresas en Colombia. Como señalan ACOPI y Confecámaras, cada año se crean 215 mil empresas pero se cierran 202 mil. 

Si Colombia en lo fundamental pudiera tomar la dirección de su economía nacional sin beneficiar a unos pocos dirigentes y sin imposiciones extranjeras, estas tres causas se podrían modificar significativamente. Hace falta una alianza de trabajadores, productores agrarios y empresarios nacionales para tomar esa dirección, sería la forma más viable de equilibrar la competencia, aumentar el valor agregado y darle mayor protagonismo al Estado en el avance de la producción. 

A %d blogueros les gusta esto: