Se respira un nuevo aire en la alcaldía de Suba

La Alcaldía Local de Suba acaba de presentar el borrador del Plan de Desarrollo Local 2021-2024 (PDL), el documento que define las prioridades de gasto del presupuesto local de los próximos cuatro años. Ahora pasa a discusión de la Junta Administradora Local, luego de obtener concepto positivo del Consejo de Planeación Local (CPL).

Son más de 300 mil millones de pesos que se destinarán a reactivación económica, educación y salud, entre otros, y cuya distribución rompe con la orientación que le dio Peñalosa a la administración de nuestra localidad. Se respiran un nuevo aire en Suba.

El borrador del PDL parte de reconocer algo vital que no ha hecho Duque: apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas, y garantizar ingresos a las personas más pobres que hoy están sufriendo el aumento del desempleo. Para concretar la política de reactivación económica, en diversos programas de apoyo a las empresas más pequeñas, destinarán casi 22 mil millones de pesos. Además, se comprometen  más de 20 mil millones para garantizar a 27 mil hogares un “ingreso mínimo”, con el propósito de reducir la pobreza monetaria y la feminización de la pobreza. Objetivos que, cabe mencionar, fueron ignorados por las últimas administraciones distritales.

Los niños, niñas y jóvenes tienen un papel primordial en el PDL. Más de 35 mil millones de pesos se dirigirán a educación, un gran avance si lo comparamos con las dos administraciones anteriores. Durante la administración Petro el PDL de Suba invirtió en educación poco más del 6% de los recursos, con Peñalosa un pírrico 2%, mientras que en el borrador actual del PDL el rubro para educación asciende a casi el 11% del presupuesto total. Una buena parte será apoyar la educación de los menores de 5 años. Otra parte para dotar colegios públicos. Y la mayor proporción tendrá como destino apoyar a estudiantes de educación superior, para asegurar acceso y permanencia.

Con otro encanto y es que este presupuesto para educación superior tendrá como énfasis los programas de universidades públicas, fortaleciendo así la educación pública y avanzando en la garantía del derecho a la educación. Otra diferencia con la perspectiva de Duque, quien siempre se las ingenia para convertir el dinero de la educación en créditos y dirigirlos a instituciones privadas.

Además, las mujeres también son protagonistas de este Plan pues contiene un enfoque de género transversal, con objetivos como combatir la violencia contra la mujer y reconocer el trabajo de cuidado no remunerado de estas. Lo que se concreta en más de 15 mil millones de pesos para programas relacionados con estos temas, que representan casi un 5% del total del presupuesto. Mucho más que el casi 2% destinado durante el gobierno de Petro y un salto gigante con respecto al gobierno de Peñalosa, que no tuvo ningún programa específico para mujer.

Otro asunto a destacar, es la inversión en salud, discapacidad y adulto mayor, también es mayor frente a las administraciones anteriores. El proyecto de PDL les destina más de 67 mil millones de pesos, casi el 21% de todo el presupuesto. Mientras tanto, durante el gobierno de Petro se destinó alrededor del 10% y durante Peñalosa casi un 12%. Siendo además muy positivo el enfoque preventivo de los programas de salud; pues, como la pandemia nos ha recordado, la mejor forma de curar las enfermedades es prevenirlas.

Lo ambiental no queda por fuera de las prioridades, para el proyecto de PDL es estratégico proteger la riqueza ambiental de la localidad y la Estructura Ecológica Principal. Profunda diferencia con la política anti ambiental de Peñalosa, quien hizo todo lo posible para permitir la urbanización y la construcción de troncales de Transmilenio sobre la Reserva Thomas Van der Hammen. La Alcaldía Local plantea invertir recursos en la restauración ecológica, educación ambiental y conservación de la malla arbórea de la localidad. El dinero supera los 10 mil millones de pesos, representando algo más del 3% del total del PDL. Esto sobrepasa con creces la proporción destinada durante el gobierno de Peñalosa en esta materia.

Muchos otros aspectos positivos se pueden encontrar. Se deja atrás el enfoque policial con el que Peñalosa trató a los vendedores informales y se destinan más de 2 mil millones de pesos en programas para su reconocimiento e inclusión. Hay un aumento considerable del presupuesto para el fomento de la participación, con un programa de más de 7 mil millones de pesos para fortalecer organizaciones sociales. El presupuesto para la cultura y el deporte asciende a más del 5% de todo el PDL, mientras durante el gobierno de Petro y Peñalosa este presupuesto giró alrededor del 4%. Para los programas asignados al área rural el presupuesto se multiplica por cinco. Para víctimas y paz se garantizan más de 3 mil millones de pesos; corrigiendo la omisión de Peñalosa, quien no incluyó ningún programa de inversión para esto. Finalmente, se innova con la inclusión de programas para protección animal, ignorados por los gobiernos anteriores.

Es evidente que este Plan de Desarrollo Local rompe con el modelo Peñalosista de beneficiar los negocios de unos pocos sobre los derechos de la mayoría de la ciudadanía. De cumplirse lo planteado en el proyecto del PDL, y si se ejecuta correctamente, la Alcaldía Local de Suba concretará avances importantes en la generación de empleo, la garantía de derechos, la reivindicación de luchas de las mujeres, la protección del patrimonio ambiental, entre otros. Política que también es muy distinta a la que promueve Duque desde el gobierno nacional.

Nos corresponde a los habitantes de Suba con veeduría, organización y movilización garantizar que así sea.

A %d blogueros les gusta esto: