Informalidad, ingresos bajos y pensiones miserables: la política laboral de Duque

El Plan Nacional de Desarrollo, PND, de Iván Duque se caracteriza por el continuismo a las políticas implementadas durante 8 años del Gobierno Santos, hecho que no incomoda en lo mínimo ni al presidente ni a los dirigentes del Centro Democrático.

En el caso de la política laboral, es vergonzosa la profundización de esquemas de pauperización en términos de formalidad y remuneración. La tesis con la que se mueve el Gobierno Nacional es la de buscar la comba al palo de la legislación y de la propia Constitución Política, para favorecer mecanismos de flexibilización laboral, reducción de costos salariales y seguridad social, con el fin de abaratar la mano de obra y aumentar la extracción de plusvalía, o trabajo realizado y no remunerado, a los trabajadores en Colombia.

La propuesta que deja entrever el gobierno Duque es la constitución de un esquema de contratación por horas. Esto le permitiría flexibilizar el precio de los salarios, contratar por debajo del mínimo y desprendiéndose de todos los pagos a seguridad social que aún existen en Colombia, gracias a la lucha sindical. Aún cuando no existe un proyecto de ley específico sobre contratación por horas, como afirmó el viceministro de Trabajo, el Plan Nacional de Desarrollo pone los primeros cimientos para caminar en esa dirección.

El gobierno propone crear el “piso mínimo de protección social”. El artículo 113 del PND plantea constituir un esquema paralelo a la Seguridad Social Integral, que “en Colombia se compone de los sistemas de pensiones, de salud y de riesgos laborales y de los servicios sociales complementarios” (DNP). Se genera un sustituto al pago de seguridad social integral por parte del empleador, promoviendo el trabajo por contratación, u órdenes de prestación de servicios y contratación a medio tiempo o por horas, como propone el Ministerio de Trabajo.

En específico, el artículo del PND crea este piso mínimo “integrado por el Régimen Subsidiado del Sistema General de Salud, en materia de salud, el servicio Social complementario de Beneficios Económicos Periódicos (BEPS) como mecanismo de protección a la vejez y el Seguro Inclusivo que amparará al trabajador de los riesgos derivados de la actividad laboral”. No sobra recordar que los ingresos que garantizarán los BEPS podrían estar entre $50.000 y $200.000 pesos mensuales para afrontar la vejez (El Espectador, 4 de marzo de 2019).

Además, se menciona que este piso mínimo será para trabajadores dependientes o independientes con ingresos inferiores al salario mínimo ($828.116 en 2019). En el caso de los dependientes (que debe ser un tipo de contrato que efectivamente sea inferior al salario mínimo, como un contrato por días), el piso mínimo representa un ahorro para el empleador porque el pago de seguridad social se reduce a solo cubrir 15% de los ingresos salariales del trabajador, eliminando de brochazo el pago de cesantías, primas, vacaciones y otras obligaciones de prestaciones integrales.

Para el caso de los independientes, tendrían que realizar un aporte del 15% mensual para acceder a este piso mínimo, es decir, un trabajador con ingresos de $800.000 pesos mensuales, cotizaría $120.000 para este pago. De por sí un ingreso por debajo del salario mínimo apenas alcanza para cubrir las necesidades más básicas en vivienda, comida y transportes. Pero con este nuevo esquema, los ingresos serán ahora de miseria. A modo de comparación, un trabajador formal cubre su seguridad social con un pago que equivale al 8% de su ingreso salarial, mostrando el gran golpe que representaría para los trabajadores informales.

Duque promueve un mecanismo de flexibilización laboral forzado, porque las reformas estructurales que se orientan desde instituciones multilaterales implican cambiar la Constitución Política y enfrentarse a la fuerza sindical del país, que no permitirá una afrenta contra el trabajo formal. La salida a la que recurren nuestros dirigentes es enfocar la legislación a promover las formas de trabajo informal en el país, en vez de buscar reducirlas.

La solución del Gobierno actual es organizar un esquema de extracción de rentas sobre los ingresos de los trabajadores informales, para aumentar la base de recaudo del sistema pensional, mientras se prometen ingresos ínfimos, que no garantizan una vejez digna para los colombianos. Toda la propuesta busca beneficiar a grandes empresas que contraten bajo esquemas de prestación de servicio, o por días, buscando reducir el gasto en mano de obra en Colombia, afectando el bienestar social de los trabajadores y reduciendo la capacidad de demanda interna del país, que redunda en mayores quebrantos a la producción nacional no exportada, que tendrá menores compradores.

Referencias

Departamento Nacional de Planeación. ​​​​​Sistema de Seguridad Social en Colombia (Ley 100 de 1993). Recuperado el 12 de marzo de 2019 desde https://www.dnp.gov.co/programas/desarrollo-social/subdireccion-de-empleo-y-seguridad-social/Paginas/Seguridad-Social-Integral.aspx

Ojeda, D. (4 de marzo de 2019). ¿Plan de Desarrollo expropiará recursos de quienes no alcanzan una pensión? Recuperado el 12 de marzo de 2019 desde El Espectador. https://www.elespectador.com/economia/plan-de-desarrollo-expropiara-recursos-de-quienes-no-alcanzan-una-pension-articulo-843087

A %d blogueros les gusta esto: