El POT de Peñalosa, una amenaza de desplazamiento en la localidad Los Mártires [Parte 1]

El modelo de ciudad de Enrique Peñalosa se materializa en su Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que en este momento se encuentra en etapa de socialización previo a la fase de aprobación. Las cifras sobre las que se sustenta el diagnóstico del POT tienen cuestionamientos de fondo. El Censo del 2005 indicó que la población capitalina sería de 8’181.000 habitantes, sin embargo, los datos preliminares del Censo entregados el año pasado indican que la población es de 7’150.000, un desfase que podría llegar a más de un millón de personas en la entrega final.

A partir de dicha información, y con una proyección al 2050, la alcaldía de Peñalosa plantea la necesidad de 2’500.000 viviendas nuevas.  Sin embargo, según un estudio de la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá lo contradice planteando que para el mismo año se necesitan 946.742 viviendas, no las que asegura el señor Alcalde. Es decir, el POT se sustenta en cifras que indican una falsa necesidad de viviendas – y por ende de alturas – que, de no corregirse, van a generar daños irreparables a toda la ciudad.

Para el caso de la localidad Los Mártires, Peñalosa considera que el 90 % de los barrios deben entrar en procesos de renovación urbana, lo que transformaría las dinámicas sociales, económicas y culturales, al permitir un desarrollo inmobiliario que encarece el uso del suelo, promueve el desplazamiento a los habitantes y comerciantes tradicionales y le abre espacio a grandes compañías que se enriquecen a partir de la especulación inmobiliaria.

En En el caso de la UPZ Santa Isabel, según el mapa “Áreas de actividad y tratamientos urbanísticos” entregado por Planeación Distrital, en la localidad se ubicarían cuatro estaciones del metro elevado, dónde para dicha zona, a lo largo de la Calle 8va sur, la Calle 1ra y la Avenida Caracas, convierte dichos corredores en áreas de renovación urbana que impactarían negativamente a los residentes y comerciantes del barrio, quienes quedan a merced de intermediarios y empresas inmobiliarias que con múltiples artimañas les pueden quitar sus casas y negocios.

La manzana adyacente a la carrera 30 y la Calle sexta, famosa porque luego de la intervención del Bronx fue receptora de un drama de inseguridad que hoy no se ha solucionado, quedaría enmarcada como un corredor de renovación urbana. Es decir, que la reducción del valor de sus predios como consecuencia de los impactos del Bronx, permitirá que quienes estén interesados en reconstruir estos predios podrán comprarlos a menor valor y, una vez, reconstruidas, serán vendidas a valores muy por encima del precio adquirido. Lo mismo que ocurre en el centro de la ciudad, compran a precio de gallina flaca para vender luego como las gallinas de los huevos de oro.

Esta zona, una verdadera herradura de “renovación” se define entre “Sectores con Residencial Predominante” y “Sectores Residenciales con Comercio y Servicios”, característica que preocupa a diversos negocios, entre estos, talleres mecánicos que se verían sometidos a una reglamentación que puede desplazarlos a otra zona. Algún despistado podría decir: “Que se acomoden o se vayan, para eso es la ley”, pero el asunto no es tan sencillo. Primero, porque cada empresa que se cierra, sin importar su tamaño, significa trabajadores que se quedan sin empleo. Segundo, porque la planeación urbana debe tener como eje central la tarea de brindar condiciones materiales y oportunidades para el progreso de la ciudadanía, partiendo de otorgarle un papel determinante a los habitantes en la definición de su territorio.

El pasado miércoles 27 de marzo se realizó la socialización del POT de la UPZ Santa Isabel y fue evidente la inconformidad de la comunidad ante el proyecto del alcalde Peñalosa. Quienes vivimos en la localidad queremos el mejor desarrollo, que tenga en cuenta a la comunidad y ponga los derechos de la mayoría por encima de los negociados de grandes grupos financieros, financiadores de la campaña del alcalde Peñalosa, interesados en aumentar sus utilidades mediante la especulación del suelo, sin importar los efectos sobre las poblaciones.  

¡Organización y movilización contra el POT de Peñalosa!

A %d blogueros les gusta esto: