Propuesta poética

¿Para qué poesía?

Mi nombre es Alejandra Cárdenas Barreto, vivo en la ciudad de Bogotá, en la localidad de Suba. Tengo 23 años, Soy estudiante de la Universidad Pedagógica Nacional. Soy una mujer a la que le gusta escribir y leer poesía  y textos reflexivos sobre la realidad en la que vivimos que además invite a la sensibilidad por medio de las letras de los contextos. Creo que las diversas expresiones del arte pueden transformar el mundo. Soy una maestra en formación que piensa y cree en que el arte transforma nuestras formas de percibir el mundo y que además nos posibilita repensar nuestras forma de incidir en él.  Creo en el potencial  del arte en  la educación en relación a que este posibilita reflexiones sobre de la vida misma y sobre la sanación de los vínculos sociales tan fragmentados por los modos de vida imperantes. Soy una soñadora empedernida, que le gusta crear por medio de diferentes formas otros mundos posibles en donde quepan muchas otras percepciones, otros horizontes de sentidos que lleven a la transformación de la vida. Uso la poesía también como aquella que me permite expresar la sensibilidad de los pensamientos a veces tan interiorizados para construir posibles encuentros. 

Les comparto a continuación algunas de mis reflexiones poéticas:

En pausa

Estamos aquí en este presente inoportuno.
Estamos viviendo en una pausa no deseada, pero tan anunciada
desde ya hace mucho tiempo.
Quiénes somos nosotros sino los responsables de lo que pasa en el planeta.
Como los intrusos que se apropian de lo que no es suyo.
Como los ladrones de la especie humana.
El mundo ha parado.
Las economías han parado.
El sistema que se alimenta de cada aliento humano está en coma,
pero seremos aproposito los humanos quienes pagarán por ello.
Está en pausa  la vida para algunos, 
y a la vez está en continuidad la supervivencia para otros.
¿Qué es estar en casa?
¿Qué casa?
se preguntan algunos que le temen más al hambre que al virus 
¿En dónde refugiarse del terrible asesino cuando este ya habita aquí?
el hambre, la desigualdad, el violador
¿Quiénes tienen derecho a vivir?
¿Quiénes tienen el privilegio de romantizar a la muerte?
En pausa están quienes no quieren morir 
y también en pausa están quienes no quieren morir pero no tienen opción.

Reencuentro

¡Mira esto también!

Aquí adentro de nosotros nos habita un resplandor, una luz. 
La fuerza de esta atrae en lo espiritual, 
como un imán con propósito consciente.
Palabras, gestos, abrazos, besos de sabores y colores diversos,
son lo añorado desde los rincones de las paredes que nos rodean.
El viento en el rostro y el revolotear de las mariposas por los árboles
de mango es el espectáculo de la naturaleza que no podemos ver ahora.
El concreto nos separa, las murallas físicas se interponen,
pero el deseo humano de nuestros corazones nos conectan.
Como dos aves que tuvieron la oportunidad de volar en libertad
y ahora en la jaula  se entristecen  pero saben que llegará el día,
en el que sus danzas por el aire se cruzaran de nuevo. 
Nos volveremos a encontrar y a sentirnos como nunca antes, 
será el ritual de sanación de nuestras fisuras como especie.
será la añoranza vuelta canción, poesía y palabras .
Nuestra necesidad del otro nos permitirá entender, que la vida
es un tejido multicolor que sostiene la vida misma,
en este planeta que nos abriga.

En la distancia 

La distancia y el tiempo se entrecruzan.
Mi amor está aquí, en este ahora,
solitario, añorando, esperando.
Esperando un instante de encuentro

de presencia, de sentimiento, añorando un cuerpo, otros cuerpos

tú cuerpo, ese que se arrebata tan cruelmente del mío.Ese que se desdibuja en el tiempo y también se vuelve tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: