¿Qué dice una verdadera Arquitecta Paisajista sobre la tala de árboles en la novena?

Cuando los vecinos de la Carrera Novena en Bogotá se percataron de la tala, además de deterla solicitaron a las autoridades los conceptos técnicos que dieron por muertos a 95 árboles de los cuales 50 son hoy madera de asadero. El sentido común dictó que se trataba de un ‘copy paste’, y que lo que motivaba las talas era lo que en los conceptos llamaban ‘Diseño Paisaíistico’.

Ante la duda, este medio consultó a la Sociedad Colombiana de Arquitectos Paisajistas, que lo primero que respondió es que el Diseño de Paisaje es un campo interdisciplinar que parte de las prexistencias y las relaciones ambientales y sociales con estas y el paisaje, y no la visión desde las nubes de la alcaldía. El veredicto: a lo sumo 4 de los 41 casos revisados daban para tala.


Los denominados “Conceptos técnicos del JBB” para justificar la tala masiva de árboles en Bogotá, presentan muchas falencias. A continuación, con la experiencia de más de 30 años trabajando en este tipo de actividades, desde el enfoque del Diseño del Paisaje, presento un análisis de las mismas con base en fichas diligenciadas por el Jardín Botánico de Bogotá.

A- Síntesis del “concepto”

El párrafo recurrente que acompaña indiscriminadamente TODAS las fichas técnicas tiene por lo menos cinco desatinos. Si se trata de un análisis el concepto técnico profesional no puede ser un “copie y pegue”, en todas las fichas se lee:

“Se considera técnicamente viable la tala del individuo, teniendo en cuenta que las condiciones físicas y sanitarias no favorecen la permanencia del individuo en su emplazamiento actual, así como este limita la aplicación de otro tratamiento que permita su conservación en otro sitio. De igual modo presenta interferencia directa con el proyecto de renovación paisajística propuesto por el JBB”.

Análisis

1- “Se considera técnicamente viable la tala del individuo”

Cualquier tala es “técnicamente viable”. Hasta la ceiba de Guacarí “técnicamente” se podría talar, si se cuenta con potentes motosierras y demás métodos “técnicos” de destrucción. Pero la posibilidad “técnica” no puede ser el primero y más importante argumento para un procedimiento, que resulta más agresivo que propositivo.

2- “Teniendo en cuenta que las condiciones físicas y sanitarias no favorecen la permanencia del individuo en su emplazamiento actual”

Pues no lo tuvieron en cuenta. En la mayoría de los individuos está escrito que el estado fitosanitario es bueno (a veces regular) y aún así prescriben tala, lo cual no es coherente.

3- “Así como este limita la aplicación de otro tratamiento que permita su conservación en otro sitio”

No es cierto. Existen tratamientos, ampliamente aplicados con éxito, tales como tutores, tensores, cirugías, cicatrizaciones, inyecciones, etc. A un enfermo se le atiende y se le cuida, no se le asesina.

4- “Presenta interferencia directa con el proyecto de renovación paisajística propuesto por el JBB”

¿CÓMO? Un proyecto paisajístico idóneo y ético, tiene como punto de partida lo existente: lo valora, nunca se adelanta a proponer o tomar decisiones sin atender las preexistencias y hacer todo lo posible por conservarlas, como patrimonio que son.

5- “…proyecto de renovación paisajística propuesto por el JBB”

¿Cuál? Si lo único que repiten hasta el cansancio frente a todo proyecto es: “eso no se puede, va en contra de los ‘Lineamientos de la Administración´”, los cuales no están escritos en ninguna parte y son instrucciones directas y perentorias derivadas del gusto particular del Alcalde.

 

En la ficha del árbol No. 862, aparece: “inadecuado distanciamiento, espacio insuficiente de emplazamiento”, la foto demuestra todo lo contrario.

Argumentos como “Arquitectura pobre” ó “Altura excesiva para el lugar de siembra…” solo son testigos del escaso conocimiento de la verdadera esencia del Diseño del Paisaje, el cual se ocupa de integrar con coherencia multidisciplinaria, todos los aspectos que conforman espacios acogedores para la convivencia e inspiradores de buen comportamiento.

Lo que sí se evidencia, en la mayoría de los casos, es descuido de la Administración en el mantenimiento TÉCNICAMENTE RESPONSABLE de la arborización existente en la ciudad. El dinero despilfarrado en talas estaría mejor invertido en mantenimiento, tratamientos, cirugías, inyecciones, estabilización, tutorado, ampliación de alcorques, recuperación, nutrición, entre otros tratamientos factibles aplicados por años en muchos lugares de Bogotá, particularmente en propiedad privada.

Igualmente, y en aras de un Diseño Paisajístico verdadero, corresponde invertir en subterranización de redes, pues es parte del manejo del ESPACIO público (que no es solo adoquín en andenes como a veces se mal interpreta). Así los árboles podrían desplegar libremente su follaje y proveer los servicios ecosistémicos inherentes a su naturaleza y que la ciudadanía demanda.

Cabe también anotar que el asunto no es de números o cantidades sino de BIOMASA. ¿Cuánta se pierde con la tala de un árbol adulto? ¿Cuántos árboles y cuánta área (para la “interdistancia” caprichosa) se requeriría para compensarla? La SDA tiene unas tablas al respecto. Vale la pena revisarlas y comprobar si realmente aplican en el mismo lugar en donde se dio la tala, pues es en el mismo lugar en donde se requiere la compensación.

B- Conviene a los funcionarios (JBB y SDA) usar vocabulario profesional en su léxico.

– Un árbol no se “volca”, ¡se vuelca!
– ¡Lo que se “emplaza” o se “tala” no son las especies! Son INDIVIDUOS, que pertenecen a una especie, sí.
– Un Diseño paisajístico no se reduce a interdistancias y definir dos especies por kilómetro.
– “Inadecuado distanciamiento”. ¿Con respecto a qué? ¿Cuál es el soporte ecosistémico en el que se basan para tal obtusa afirmación?

C- Urge capacitación a funcionarios de las entidades Distritales, sobre la materia.

La Sociedad Colombiana de Arquitectos Paisajistas está en capacidad de brindársela; tal como se hizo años atrás con el IDU, el IDRD, y el DAMA en su época.

D- Detalle

En la tabla adjunta en Excel, ver ALTERNATIVAS de manejo, a partir de la información de las fichas mencionadas. Ver adjunto.

E- Publicaciones

A manera de ejemplo:
1- En https://disenopaisajeupb.wordpress.com/galeria/descargas/ se pueden descargar 8 revistas que sobre Diseño del Paisaje se editaron en Bogotá entre 1989 y 1991. La No. 1 se titula Árboles en la ciudad y contiene material pertinente, la No. 6 es específica sobre vegetación, la No. 8 sobre Dimensiones culturales del Paisaje.

2- En el Manual realizado para el JBB por Ecotono Ltda. En el año 2000, hay orientaciones pertinentes para coordinar Paisaje y vegetación en el entorno urbano.

3- En la Guía de Lineamientos Ambientales, se encuentra una mucho más nutrida orientación para arborización en los diversos tipos de proyectos públicos en Bogotá (fue Resolución 14384 en 2003).

A %d blogueros les gusta esto: