Dos reveladoras columnas de Daniel Coronell, el Fiscal no tiene quien lo investigue

En sus columna ‘El investigador’ y ‘La mina de plata’, Coronell señala cómo la Comisión de Investigación y Acusación de Cámara dispuso un investigador impedido para acusar al Fiscal.

Jorge Pizano advierte corrupción en la Ruta del Sol, el fiscal Martínez Neira se ríe ‘jíjíjí’, el que señala Pizano resulta ser González Niño, que asu vez es socio de un beneficiario de la corrupción de Agro Ingreso Seguro, que, ¡oh casualidad!, es hermano del representante por Santander Oscar Villamizar de Centro Democrático quien investigará a Martínez en la Comisión, ¡PLOP!

El Fiscal de Juan Manuel Santos y hoy protegido de Duque y el Uribismo no tiene quién lo investigue.

A continuación reproducimos en su totalidad las dos columnas publicadas por la Revista Semana por considerar que dado su carácter de interés nacional deben poder ser leídas de manera fácil por cualquier ciudadano.

El investigador

Por Daniel Coronell @DCoronell, Revista Semana

24 de noviembre 2018

Ante el escándalo que mantiene en jaque al fiscal general, Néstor Humberto Martínez, la risible Comisión de Acusación de la Cámara decidió reabrir los procesos –que diligentemente le había archivado– y atender nuevas denuncias que dos grupos de veedurías ciudadanas interpusieron contra él. Por un extraño azar, el caso le tocó en suerte a un congresista que ostenta el curioso palmarés de ser hijo de padre delincuente, hijo de madre delincuente y jefe de un exparlamentario que le pedía a Saludcoop que consignara, mientras tramitaba una ley vital para esa empresa.

El afortunado se llama Óscar Villamizar Meneses, es representante a la Cámara por Santander y miembro del partido Centro Democrático. En su casa paterna nació el escándalo de Agro Ingreso Seguro y se encontraron las primeras pruebas de la entrega de notarías a congresistas que vendieron su voto para reformar la Constitución y así permitir la reelección del entonces presidente Álvaro Uribe.

El 20 de agosto del año 2009, agentes del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía y magistrados auxiliares de la Corte Suprema de Justicia allanaron la residencia del senador Alirio Villamizar, padre del ahora representante investigador.

En la vivienda del exclusivo sector Lagos del Cacique en Bucaramanga, los investigadores encontraron 800 millones de pesos en efectivo, evidencias de pagos de funcionarios al senador, libretas en la que llevaba una curiosa contabilidad y el documento que acreditaba que a su otro hijo, Danny Alirio, le habían regalado 496 millones de pesos de dinero público, en un subsidio no reembolsable de Agro Ingreso Seguro.

Ese fue el punto de arranque de la investigación de AIS, porque coincidía con dos hechos innegables.

Primero, el senador Alirio Villamizar era uno de los mayores promotores de la candidatura presidencial de Andrés Felipe Arias. Apenas unos meses antes lo había acompañado a la presentación pública de su renuncia al Ministerio de Agricultura, que fue al mismo tiempo el inicio de su campaña.

Segundo, el senador Villamizar le había colgado un ‘mico’ al Estatuto Tributario estableciendo que los beneficiarios de Agro Ingreso Seguro no tendrían que pagar impuesto de renta ni de ganancia ocasional sobre esos dineros. Una exención tributaria directa para su hijo y los otros favorecidos con el polémico programa.

Las libretas encontradas en el allanamiento mostraron que el senador Villamizar recibía el 50 por ciento de los ingresos de la Notaría Once de Bucaramanga. La notaria Luz Janeth Rojas confesó que le tenía que dar la mitad de las ganancias del despacho al insaciable senador porque gracias a él había sido nombrada ahí por el entonces presidente de la república.

María Meneses Quintero, la esposa del senador Villamizar y madre del ahora representante investigador, controlaba diariamente la operación de la notaría para que la mordida llegara completa.

Por esa razón, la Corte Suprema de Justicia encontró responsable al senador Villamizar del delito de concusión y lo condenó a 117 meses de prisión. Un juez condenó por el mismo crimen a su esposa, María Meneses, a 43 meses de prisión.

Mientras estaba en La Picota, el senador Villamizar preparó la carrera y llevó de la mano a su hijo Óscar. Fue miembro de la Unidad de Trabajo Legislativo del senador conservador Hernán Andrade y secretario de despacho del gobernador Richard Aguilar, el hijo del coronel Hugo Aguilar.

Este año, al llegar a la Cámara de Representantes, Óscar Villamizar nombró en su Unidad de Trabajo Legislativo a Holger Díaz, antiguo congresista despojado de su investidura por el Consejo de Estado, después de su famoso correo pidiéndole a Saludcoop que consignara.

Lo único menos confiable que la investigación de la Fiscalía por el caso Odebrecht y las muertes de Jorge Enrique Pizano y su hijo Alejandro, es la investigación de Óscar Villamizar al fiscal general.

La mina de plata

Por Daniel Coronell @DCoronell, Revista Semana

7 de diciembre 2018

El hermano del congresista que investigará al fiscal ha sido socio de una de las personas señaladas como posible autor de delitos en la construcción de la Ruta del Sol II. El ingeniero Jorge Enrique Pizano –muerto, al igual que su hijo Alejandro, en circunstancias que no han sido investigadas de manera independiente– mencionó al sospechoso en una de las conversaciones en las que alertó de estos hechos al abogado Néstor Humberto Martínez.

Más allá de las expresiones del fiscal (ji,ji,ji, sí, hijueputa. Esto es una coima, marica) hay muchos elementos en las grabaciones que deben ser oídos e investigados con detenimiento para establecer su alcance y evitar que el mayor escándalo de corrupción en la historia de Colombia quede sepultado entre cortinas de humo.

En la primera grabación, publicada por Noticias Uno, está el registro de sobrecostos en la compra de predios como una de las formas de corrupción en la construcción de la vía:

–¿Y la plata a quién se la daban? –le pregunta Néstor Humberto Martínez al ingeniero Pizano.

–El tema es que la diferencia del sobrevalúo –explica Pizano– se quedaba con la gerente predial actual de la concesionaria, y el propietario y el apoderado que es un señor Jaime Humberto Gómez Niño, que era como el apoderado de un montón de predios.

El agudo abogado, y hoy fiscal general, entendió pronto que ese valor en exceso era pagado con dineros públicos:

–Perdón –se asegura Néstor Humberto– y si eso se paga de más ¿lo paga es el Estado?

–Claro – responde el ingeniero.

–¡Uy jueputa! No sea marica –dice el hoy fiscal, reconociendo la gravedad de los hechos- ¿por qué lo paga el Estado?

–Claro –afirma Pizano– porque es que nosotros estamos haciendo la función de la ANI. Es que son los predios que se necesitan para hacer la vía.

En las negociaciones de esos predios no aparece nadie llamado Jaime Humberto Gómez Niño. El ingeniero Pizano se equivocó en un apellido. El apoderado, con las mismas características descritas por él, se llama Jaime Humberto González Niño.

En 2013, la revista Minero Energético, le dedica un reportaje en donde el señor González Niño asegura que su empresa ha sido líder en la concesión de la Ruta del Sol: “Nos contrataron para dinamizar la compra de los predios y obtener un precio justo, eso le fue confiado a JHG Consultores desde hace un tiempo”.

El señor González Niño tiene negocios en el sector minero y es ahí donde ha estado asociado con el hermano de Óscar Villamizar Meneses, congresista investigador del fiscal.

Una resolución de la Agencia Nacional de Minería deja en evidencia el vínculo en una concesión en sur de Bolívar de un yacimiento para la explotación de oro, plata, cobre, zinc, platino y molibdeno. El documento declara que el título minero le pertenece en un 87 por ciento a JHG consultores SAS, representado por Jaime Humberto González Niño, y a Danny Alirio Villamizar Meneses en un 1,4 por ciento.

Danny Alirio Villamizar es hermano del representante a la Cámara del Centro Democrático Óscar Villamizar.

Danny Alirio es también el beneficiario de un subsidio no reembolsable de Agro Ingreso Seguro, por 496 millones de pesos. El papel fue encontrado, junto con evidencias de mordidas y 800 millones en efectivo, en el allanamiento a la casa de su padre, el entonces senador Alirio Villamizar, impulsor de la candidatura presidencial de Andrés Felipe Arias.

El senador Alirio Villamizar fue condenado a 9 años y 9 meses de prisión por concusión. Su esposa María Meneses, madre de Óscar y Danny Alirio, también fue enjuiciada y aceptó haber incurrido en el mismo delito, por lo que fue a la cárcel.

Al terminar la semana, el congresista Óscar Villamizar Meneses anunció oficialmente que abría la investigación contra el fiscal Néstor Humberto Martínez por sus posibles acciones y omisiones dentro del caso Odebrecht. Él tampoco se va a declarar impedido. Ni más faltaba.

A %d blogueros les gusta esto: