Trabajadores se alistan para defender sus derechos

Entrevista a Diógenes Orjuela, Presidente de la CUT

Luego de que el pasado 21 de septiembre de 2018 fuera elegido el nuevo Comité Ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores —CUT con cerca de 320.000 votos de trabajadores en todo el país, Diógenes Orjuela, docente y dirigente sindical, fue designado como el Presidente de la central más grande del país, en reemplazo de Luis Alejandro Pedraza, quien se despidió luego de una destacada gestión en favor de los derechos de los trabajadores y en defensa de la soberanía y el bienestar de los colombianos.

Con esta entrevista al nuevo Presidente de la CUT, El Chapín inicia un especial de trabajadores donde abordará la situación por la que atraviesan, las reivindicaciones más sentidas, su análisis de los gobiernos de Iván Duque y Enrique Peñalosa y la agenda de movilización con la que van a responder. Lo anterior, a propósito del paro nacional convocado para el próximo 25 de abril donde se esperan multitudinarias movilizaciones.

Diógenes Orjuela nos recibió en su oficina en Bogotá para conversar de los seis meses que lleva en la dirección de la CUT, su experiencia y lo que se viene en materia de movilización social los próximos días.

El Chapín: ¿Cómo le ha ido en estos meses en la dirección de la Central Unitaria de Trabajadores, la más importante del país?

Diógenes Orjuela: Desde octubre estoy al frente de la Central Unitaria de Trabajadores, en calidad de Presidente. Han sido unos meses de muchísima movilización social, importante para el país. Las movilizaciones de los estudiantes universitarios y la de la oposición nuestra y de otras fuerzas democráticas a la reforma tributaria de Duque y Carrasquilla. Llevamos a cabo inmensas marchas el 8, el 15 y el 28 de noviembre de 2018. Los estudiantes conquistaron logros muy importantes y creemos que el movimiento sindical contribuyó con ese objetivo. Y en la reforma tributaria, aunque se logró que la canasta familiar no fuera gravada con el IVA, las fuerzas de Iván Duque lograron afectar negativamente los bolsillos de los colombianos de escasos recursos, a las clases medias y a las menos favorecidas, a los trabajadores incluso nos golpeó a costa de favorecer más a monopolios y a trasnacionales.

Empezamos este 2019 trabajando por todo el país para fortalecer las movilizaciones convocadas para el 20 y 21 de marzo, y tratando de encausar a los colombianos y a los trabajadores para que nos apoyen de la mejor manera, democrática y civilizadamente, en el paro del 25 de abril. Además, apoyamos la Minga Indígena. Estamos trabajando en la negociación colectiva de más de un millón de trabajadores públicos. Hay un clima favorable de protesta y movilización en Colombia que nos ayuda a las fuerzas democráticas, como lo es la CUT, a que no nos impongan las políticas de subdesarrollo que vienen desde Washington. Entonces, en estos meses, nos hemos movido dentro de lo que nos gusta: la movilización. De paso invito a todos los trabajadores a que nos acompañen para tener más fuerza y poder detener la arremetida brutal de esta política de globalización y libre comercio.

EC: ¿Cómo les va a los trabajadores en el Plan de Desarrollo de Iván Duque que cursa en el Congreso?

DO: El Plan de Desarrollo es un ataque a todos los colombianos, a los ciudadanos del común, a los trabajadores, a los pensionados, a los campesinos, a los indígenas, a los productores agrarios y en general en contra de la producción nacional. En ese sentido, desde la CUT decimos que a los trabajadores nos va muy mal con ese Plan de Desarrollo, porque es un Plan para mantener al país en el atraso, en el subdesarrollo, y si no hay desarrollo no hay trabajo. No es un Plan para generar más y mejores puestos de trabajo. No es un Plan que nos garantice a los trabajadores que después de haber aportado lo mejor de nuestras vidas al desarrollo del país tengamos unas condiciones de jubilación que nos permita una vejez digna. Como todo lo de Duque, este Plan de Desarrollo tiene una reforma pensional escondida.

Cuando un proyecto no tiene expectativas de empleo, intenta legalizar la precarización y la informalidad laboral a través de la contratación por horas, lo que sucede es que se convierte en un atentado al contrato de trabajo como está establecido en la ley. El PND es una estrategia habilidosa para eliminar el salario mínimo, es un atentado a la negociación y a las convenciones colectivas vigentes y al fondo público de pensiones (Colpensiones), con el único propósito de favorecer a los fondos privados y al capital financiero. En resumen, podemos decir que a los trabajadores nos va muy mal con ese Plan de Desarrollo.

EC: ¿Qué son los contratos y la seguridad social por horas?

DO: El gobierno de Iván Duque presenta los contratos por horas y los compara con los que hay en Estados Unidos, Europa y otros países del mundo. Pero allá la contratación no es por horas, como ellos lo quieren hacer ver, sino que el contrato laboral se tasa sobre la base de un precio por hora. Esto lo está utilizando el gobierno perversamente, es una formulación para que el “rebusque”, que es donde la gente logra trabajar una o dos horas diarias en alguna cosa, se convierta en una forma de vinculación laboral, en donde el trabajador queda responsable de toda su seguridad social. En el fondo es una manera de conseguir más recursos a través de las cotizaciones que hacemos los trabajadores, más plata para los fondos privados. Quiere Duque legalizar la informalidad y la precarización laboral y, como ya lo mencioné, atentando contra el contrato de trabajo legal, el salario mínimo y las garantías convencionales de los trabajadores. Aprovechemos para decir que, en Estados Unidos, en Europa y en muchos otros países un obrero se gana en una hora lo que un trabajador colombiano se gana en sus ocho horas de trabajo diario.

EC: En medio de un ataque a Fecode que busca estigmatizarlos, volvieron los profesores a las calles. ¿Qué están pidiendo?

DO: Es muy incómodo para el gobierno de Iván Duque y para los sectores más retardatarios de este país que exista una organización sindical con fuerte capacidad de resistencia. Eso es Fecode. Esto es lo que explica porque el Centro Democrático propuso un proyecto de ley en contra de los maestros colombianos, acusándolos de utilizar la libertad de cátedra para adiestrar políticamente a los niños, y pidiendo que la plata para la educación pública, la que debe ir a estudiantes de colegios públicos, vaya a los colegios privados. Este es un ataque frontal contra los maestros, pero además es un ataque contra Fecode, para esconder los incumplimientos del gobierno y que el país conozca las justas peticiones que los está llevando a las calles a protestar.

Duque y el Centro Democrático quieren ocultar un debate que está planteando Fecode sobre la reforma al Sistema General de Participaciones para garantizar los recursos de la educación pública. Saludamos el espíritu de lucha de Fecode y les expresamos nuestro respaldo, de la CUT y del pueblo colombiano, en esta batalla que libran por la educación pública, la salud de los maestros y la modificación del Sistema General de Participaciones. Solo así lograremos volver ciertas y viables las reivindicaciones del magisterio colombiano.

EC: Miremos el caso de los trabajadores en Bogotá, ¿Qué balance hacen del gobierno de Enrique Peñalosa?

DO: Enrique Peñalosa, como neoliberal que es, sigue toda la política de flexibilización laboral, de tercerización, de contratos por prestación de servicios en los hospitales públicos y de reforma a las estructuras administrativas de la ciudad, impuestas por el FMI, el BM, la OCDE. Este es un problema endémico en Bogotá, en muchos de los anteriores gobiernos también, así hayan sido denominados alternativos, se mantuvo este esquema de precarización laboral. Y Peñalosa, representante de la oligarquía colombiana, ha cumplido como borrego con esas órdenes que vienen desde Estados Unidos.

EC: Frente a esta situación de precarización laboral, desempleo, informalidad y recorte de derechos laborales, ¿qué están pensando para detener esta arremetida del gobierno de Iván Duque contra los trabajadores y el pueblo colombiano?

DO: En términos generales, la CUT está haciendo un llamado a la movilización, a la unidad de las centrales obreras y de los sindicatos. Estamos trabajando para conseguir unas reivindicaciones justas en la negociación del sector estatal. Básicamente lo que la Central tiene claro frente a este gobierno es que tenemos que perseverar en la unidad de los sectores democráticos y en la movilización pacífica y civilizada.

EC: ¿Y los jóvenes? ¿Qué están haciendo desde la CUT para vincularlos a estas jornadas?

DO: En la CUT estamos desarrollando una política a fondo para garantizar una mayor presencia, un mayor accionar y una participación política de los jóvenes trabajadores. En este nuevo periodo hemos puesto al frente del Departamento de Juventud de la Central a un equipo muy importante de compañeras y compañeros. Vamos a estimular que, en todo el país, los jóvenes trabajadores irrumpan con fuerza en la actividad sindical y gremial y en la lucha contra las políticas contrarias al interés general. Pero también que se metan con fuerza como líderes de la movilización e igualmente en la dirección de las organizaciones sindicales, con posiciones que defiendan al trabajo y a los trabajadores. Lo que vale para mantener la dirección correcta dentro de cualquier organización no es si se es viejo, joven o mujer, lo que vale es la posición de clase, la posición política clara de lucha y de defensa de los intereses de los trabajadores. Mi mensaje a los jóvenes es que no tengan miedo de pertenecer a una organización sindical, que para librar sus batallas tengan siempre presente que entre los dueños del gran capital y los trabajadores existe una contradicción.

A %d blogueros les gusta esto: